Ante la fiesta del Corpus

Leemos diariamente la Sagrada Escritura.
Hemos de difundir la Palabra de Dios escrita.
La tradición ha sido custodiada por la Iglesia.
Hemos, pues, de comprar y regalar versiones bíblicas
que transmitan lo que Dios ha revelado y la Iglesia enseña.
Circula una traducción de la Biblia que no refleja el texto original. 
Ponemos, por la cercanía de la solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo,
un ejemplo sobre el tema.

La BJ (Biblia de Jerusalem) que es una buena traducción ofrece una versión:

Lucas 22, 19:20 (cf. Mateo 26,26:28; Marcos 14, 22:24; 1 Corintios 11, 23:25)

(B.J): “Tomó luego el pan, y, dadas las gracias, lo partió y se lo dió diciendo: ‘Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros, haced esto en recuerdo mío’. De igual modo, después de cenar, la copa diciendo: ‘Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros”

Sigue leyendo