Himno <Christe, Redemptor>

Oramos en Navidad así:
“Oh Cristo, Redentor del mundo,
unigénito del Padre,
nacido de modo inefable
antes de todos los siglos.

Tú, que eres la luz
y el resplandor del Padre,
nuestra continua esperanza,
acoge las súplicas
que elevan tus fieles
desde todos los rincones de la tierra.

Recuerda, Señor, autor de la salvación,
que al nacer, en el tiempo,
de la Virgen inmaculada,
quisiste asumir un cuerpo como el nuestro.

Gloria a ti, Jesús,
que has nacido de la Virgen,
y también al Padre y al Espíritu Santo,
por los siglos sin término. Amén”.