Orando por un hermano…

Mariano Perrón, presbítero,
rezó esta misma oración
que ahora elevamos por él:
“Recibe, Señor, la fe de los que ayunan
y la suplicante devoción de los oferentes;
que quienes te imploramos dedicándote este ayuno
obtengamos los remedios necesarios
tanto para nosotros como para los fieles difuntos.

 

R/. Amén.

Porque tú eres la vida de los que viven,
la salud de los enfermos,
y el descanso de todos los fieles difuntos
por todos los siglos de los siglos.

R/. Amén”.

Misa exequial en Rito Hispano-Mozárabe

Martes, 12 de marzo, 19’00 h
Basílica de la Concepción
c/ Goya 26 Madrid