Antífona final a María 

Stuck, La Madre al pie del madero

En las <Orientaciones> que la Santa Sede daba
para el <Año mariano>
se hablaba de la invocación final
a la Bienaventurada Virgen María:

“Es costumbre muy difundida que la asamblea dominical,
después del saludo ritual de despedida,
permanezca todavía en el recinto para terminar con un canto” (n. 21).
Y se añadía:
“Sería apropiado que […] este canto,
siempre con relación al tiempo litúrgico,
se dirigiera a la madre de Jesús.
Podría cantarse, por ejemplo, […] en el Tiempo Cuaresma,
la antífona Ave, Regina caelorum 
o un canto que conmemore el camino de fe de la Virgen
o su participación en el misterio de la Cruz”.

Así pinta Vrubel el camino de la fe de María Dolorosa

 

3 pensamientos en “Antífona final a María 

  1. Del Breviarium Gothicum:

    Deus, miserere

    Dios, ten misericordia
    de los enfermos,
    de los oprimidos,
    de los dispersos,
    de los cautivos,
    de los que viajan,
    de los navegantes,
    de los atribulados,
    de los penitentes
    y de los fieles difuntos,

    socórrelos sin demora,
    Padre Celestial.

  2. Preciosa el canto de Ave Regina Caelorum. Esta versión ha hecho que una melodía que siempre me había parecido compleja y poco harmoniosa adquiriese de repente una belleza desconocida ó no apreciada por mí. Perfecto para el viernes de dolores y la Vía Matrix de esta tarde.
    Y el Miserere completo es el complemento perfecto. La misericordia del Señor está actuando siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *