ÁNGELES, DEMONIOS Y HOMBRES:

Catequesis de san Isidoro de Sevilla (s. VII)

Asentaron los antiguos
la siguiente diferencia
entre Ángeles, Demonios y Hombres:

Son los Ángeles una sustancia espiritual.
Fueron creados antes de toda otra creatura,
de su natural mudables,
mas trocados en inmudables por la contemplación de Dios,
de ánimo impasibles, racionales por su mente,
eternos en el tiempo, perpetuos bienhadados,
seguros de su bienandanza, sabedores del porvenir;
rigen el mundo por mandato del Señor,
y, enviados a la Tierra, toman cuerpo de aire sutilísimo,
habitan en los cielos.

Sigue leyendo

Seguimiento de Jesús

Textos bíblicos para rezar y afianzarse
en el seguimiento de Jesús, nuestro Maestro

 

  • Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.
  • El discípulo no está por encima del maestro; mas es perfecto si se asemeja al maestro.
  • Os he dado ejemplo de cómo Yo he hecho así también hagáis vosotros. ¡Bienaventurados seréis si comprendéis esto y lo hacéis!
  • Yo soy la puerta.
  • Yo soy el camino, la verdad y la vida.
  • Yo soy la luz del mundo.
  • El que me sigue no anda en tinieblas, sino que tiene la luz de la vida.
  • Si quieres ser perfecto, vende lo que tienes, dalo a los pobres y sígueme.
  • El que quiera ser mi discípulo, niéguese a sí mismo y sígame.
  • El que no lleva su cruz y no me sigue, no puede ser mi discípulo.
  • Si alguien me quiere servir, que me siga.
  • ¡Seguidme!
  • Mi Padre actúa sin cesar, y Yo también.

<GOTHIA>: una Asociación…

La Hermandad <Hispano-Mozárabe Gothia> es una Asociación pública de fieles cristianos, formada por laicos y erigida canónicamente en la Archidiócesis de Madrid, con personalidad jurídica pública.

Tiene como finalidad propia ayudar a la santificación de sus miembros mediante la identificación con Cristo Maestro presente en la celebración de los misterios que celebra su lglesia. Para ello, valorando nuestra venerable tradición litúrgica profundiza y difunde el Rito Hispano-Mozárabe y sus costumbres.

El «Ave maris Stella»:
orando por los enfermos

La mujer del Apocalipsis coronada de estrellas, vestida del sol y la luna a sus pies.

El himno litúrgico, «Ave maris Stella», compuesto en forma rítmica acentual (ternario trocaico), consta de seis estrofas más la doxología final. No conocemos al autor de esta obra; probablemente, un monje benedictino del siglo VIII. El manuscrito más antiguo de este himno mariano es el Codex Sangallensis 95 (s. IX).

Este no fue un himno más, divulgado y popular por toda Europa, conocido en los monasterios y cantado por el pueblo, sirvió de modelo para componer otros muchos en los siglos posteriores.

En el texto hay un doble paralelismo: «Eva / María» y «Virgen / Madre».

En las estrofas del canto se pide la mediación de la Madre, “Estrella del mar” «monstra te esse Matrem»,  a fin de conseguir la “meta tranquila y dichosa que perseguimos todos los mortales, la felicidad, felicidad que consiste en la visión beatífica, «Ut videntes lesum», y esto mediante una vida recta «Vitam puram», y un camino seguro, «Iter para tutum»”.

Una melodía antiquísima (s. XI) se encuentra en el Códice Mozárabe, núm. 173 (ms. Museo Británico, add. 30851) y publicada por Wagner enRassegna Gregoriana, I, p. 73. Otra es la transcrita por Anglés del Liber Consuetudinum del monasterio catalán de San Cugat, que reproduce la tonada que cantaban aquellos monjes en el siglo XII. La melodía silábica es la de las estrofas del famoso Judicii signum o Canto de la Sibila para la liturgia de la noche de Navidad.

Sigue leyendo

Para leer sobre mozárabes….

 

Estamos en invierno y apetece leer… ¿algo sobre los mozárabes?
Los pobladores autóctonos de la Spania goda que, a la llegada de los musulmanes decidieron permanecer en su tierra, con sus costumbres, sus tradiciones y cultura, han sido llamados “mozárabes”. Permanecieron fieles a su fe a costa de cesiones y del pago de tributos. Al cabo de más de cuatro siglos, se produjo un cierto grado de arabización en sus formas de vida. Este libro de M. Rincón Álvarez cuenta el proceso de integración de la minoría mozárabe en la comunidad musulmana en sus diferentes etapas históricas, su vida cotidiana, sus luchas de identidad y su arte a través de un hipotético viaje por las pequeñas iglesias mozárabes que se conservan en la Península. Cuando Alfonso VI entró en Toledo en 1085, todavía encontró una numerosa comunidad mozárabe que, aunque escribía en árabe, había mantenido su fe cristiana. Finalmente, estas minorías quedaron aprisionadas por el apremio unificador cluniacense -europeísta- que entraba por los territorios cristianos del Norte, mientras que por el Sur sus huellas fueron arrasadas por el avance de almorávides y almohades. La conjunción de ambas dio como resultante la desaparición de una cultura de resistencia y de entendimiento.

 

 

Himno mariano <Ave maris stella>

– en latín y español-

I. Ave maris Stella, Dei Mater alma,
atque semper Virgo, felix caeli Porta.
Salve Estrella del mar, Santa Madre de Dios
y siempre Virgen, feliz Puerta del cielo.
 
2. Sumens illud Ave Gabriélis ore,
funda nos in pace, mutans Hevae nomen
Tú que has recibido el saludo de Gabriel,
y has cambiado el nombre de Eva,
establécenos en la paz.
 
Sigue leyendo

Los nuevos mártires “mozárabes”:
monjes del Atlas

Aquí estoy ante ti, Oh Dios mío.
Aquí estoy, rico en miseria y pobreza,
y un cobarde sin nombre.
Aquí me encuentro frente a ti,

que solamente eres amor y misericordia.
Ante ti, pero solo por tu gracia.
Aquí estoy, toda mi persona,
con toda mi alma,
todo mi corazón,
toda mi voluntad.

(Fray Bruno, monje cisterciense del monasterio de Tibhirine (Argelia), martirizado en mayo de 1996)

La monición Sancta sanctis

En la Misa de la liturgia hispana antigua el sacerdote vuelto al pueblo santo de Dios, mostrando los dones santificados por el Espíritu, dice:

<Las cosas santas para los santos>.

Ya en el antiguo Ordenamiento denominado <Constituciones Apostólicas> la monición Sancta sanctis reclamaba una respuesta del pueblo: Gloria in altissimis Deo… Hosanna.

Enseñaba Pinell que, en España la secuencia visigótica, conservada por los mozárabes, para la mostración del sacramento era la siguiente:

Monición sacerdotal “Sancta sanctis”
y ostensión ante el pueblo del pan y el cáliz consagrado…
Canto de aclamación Agyos (Santo)”.

Esta respuesta del pueblo (Santo / Sólo tú eres Santo / Agyos, etc), ausente en el MHM, es parte de la genuina y variada tradición hispana. Es el momento solemne en que el sacerdote mostrando la Eucaristía al pueblo santo con la admonición <Sancta sanctis>  provoca una aclamación que los manuscritos reflejaron tanto en lengua latina como griega.

La respuesta, acompañada de tres versos como responsorios, aparece bien reflejada en el Antifonario de León:

Sancta sanctis…
vr. In civitate domini ibi sonat iugiter
organa sanctorum.
II. Ibi cinnamum et
balsamum odor suavissimum
in conspectu Dei.
III. Ibi angeli,
archangeli hymnum novum
decantant ante thronum dei.
Agios, agios Kirie o Theos.
(AL 510 f . 28. Cf. AL 61v, 73, 82, 177, 210v).
Sigue leyendo

Obediencia al Señor

Textos bíblicos para meditar y orar sobre la obediencia:

  • Si perseveráis en mis enseñanzas, seréis verdaderamente mis discípulos.
  • Todo el que hace la voluntad de mi Padre es mi hermano, mi hermana y mi madre.
  • El que obedece a mis palabras, ése es el que me ama.
  • Si me amáis, guardad mis mandamientos.
  • Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como Yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
  • Mi manjar es hacer la voluntad de mi Padre.
  • He bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino para hacer la voluntad de mi Padre.
  • Mi Padre esta Conmigo y no me quedo solo, porque hago siempre lo que le es agradable.
  • Yo no hablo por cuenta propia, sino que mi Padre es el que me ha prescrito por mandato qué debo decir y cómo debo hablar. Lo que digo, lo digo  según mi Padre me lo ha ordenado.
  • Para que el mundo conozca que amo a mi Padre y que hago lo que mi Padre me ha ordenado, venid, salgamos de aquí.
  • Pierdo la vida para volverla a tomar. He recibido este mandato de mi Padre.
  • ¡Padre: no se haga mi voluntad, sino la Tuya!