Sobre el Rosario…

recuerda la Iglesia

  

“ El Rosario o Salterio de la Virgen es una de las oraciones más excelsas a la Madre del Señor.

Para los que recitan una tercera parte del Rosario, la costumbre distribuye los misterios según los días de la semana…

Esta distribución, si se mantiene con demasiada rigidez, puede dar lugar a una oposición entre el contenido de los misterios y el contenido litúrgico del día:

se pueden pensar, por ejemplo, en la recitación de los misterios dolorosos en el día de Navidad, cuando sea viernes.

Sigue leyendo

4 de octubre:
san Francisco, diácono

Continúan en Jerusalén los actos organizados por la Custodia de Tierra Santa, que en estos días celebra el octavo centenario de la Peregrinación de la Paz de San Francisco, que permaneció en los lugares de Jesús hasta 1220, y el encuentro que el Pobre de Asís tuvo con el Sultán de Egipto, Al-Malik Al-Kamil.

San Francisco fue peregrino y testigo de la paz en Tierra Santa, superando la lógica del choque de civilizaciones para creer en la posibilidad del encuentro fraterno con toda criatura. Un lenguaje y una apertura de espíritu cada vez más necesarios hoy en día. Así lo señala, el Arzobispo Pierbattista Pizzaballa, administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén.

«La de San Francisco y el Sultán es la imagen que necesitamos para reanudar el diálogo que siempre ha sido tan sufrido, pero que hoy es más necesario que nunca: el diálogo entre la Iglesia, entre el mundo cristiano y el mundo islámico. Las migraciones, los cambios, los grandes problemas sociales que existen hacen cada vez más necesario y evidente este diálogo, que no puede ser sólo político, social o económico, sino que debe ser sobre todo religioso y cultural», explica el prelado recordando que la imagen de San Francisco con el Sultán «es poderosa», como también lo es la otra imagen de este año, del Papa Francisco en Abu Dhabi.

 

 

Santos ángeles de Dios

Para la oración privada o comunitaria:

Salmo 138 (137), 1-2 (AL, 233)

Delante de los ángeles tañeré para ti, Señor,
* Aleluya.
V. Me postraré hacia tu santuario,
daré gracias a tu nombre, Señor.

R. Aleluya.

 

Oremos al redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo, suplicando,
con toda insistencia que, por su benevolencia
y por intercesión de santa María Virgen, su madre, y de todos sus santos,
se digne concedernos la salvación del alma y del cuerpo,
la remisión de los pecados y la paz.
R. Concédelo, Dios todopoderoso y eterno.
Kyrie eleison.
R. Christe eleison.
Kyrie eleison.

 

Oh luz de luz, claridad inenarrable, Oh Cristo Dios,
sabiduría y fuerza del Padre,
tú te has hecho visible a todos en este mundo
al encarnarte como astro de salvación,
y después de vencer al príncipe de las tinieblas,
verbo hecho carne, subiste de nuevo al cielo;
concédenos, te lo pedimos humildemente
que el esplendor de tu gloria ilumine la oscuridad de este mundo.
Danos como patrono y como defensor al augusto ángel Miguel,
para que nos acompañe en nuestras entradas y salidas,
de modo que, un día, estando a tu diestra, podamos ser coronados.
(Brev. Gothicum, ccciv)
Padre nuestro…

 

Bendición (cf. Br Goth, cccii)
Cristo, el Hijo único del Padre,
el único verbo, al que sirven los ángeles,
nos conceda poder alcanzar la perfección
en las buenas obras.
Que quien hizo excelso en el honor
al arcángel Miguel,
nos haga crecer en el amor.
Que aquel que lo estableció
como defensor de su pueblo,
permanezca bien dispuesto
para acoger nuestras plegarias.
Nos lo conceda aquél,
que en Trinidad, un solo Dios,
vive y reina por los siglos de los siglos.

R. Amén.

 

Bendición hispana

 

Que os bendiga y tenga misericordia de vosotros
nuestro Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo y Rey eterno.
R/. Amén.

Que envíe a su santo ángel,
para que guarde vuestros cuerpos y vuestras almas.
R/. Amén.

Permanezca con vosotros la paz de nuestro Señor Jesucristo,
para que procedáis en la luz de la paz
y seáis contados en el número de los santos.
R/. Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro,
que eres bendito y vives y todo lo gobiernas,
por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Recordando, mañana, a los ángeles

A Cristo, Hijo de Dios,
que con su palabra nos enseñó
que cada persona
tiene asignado un ángel custodio para su defensa,
pidámosle que,
permaneciendo siempre con nosotros
<el ángel de la paz>
quede lejos aquel otro ángel
que un tiempo fue autor de iniquidad…

 

 

Y, así, inclinemos el oído del corazón a sus preceptos,
de modo que podamos siempre
con confianza clamar desde la tierra:

 

Padre nuestro…

(de la liturgia eucarística hispana)

 

Mañana, Misa en Rito Hispano-Mozárabe

Como todos los martes del curso
nos reuniremos, a las 19 h,
para celebrar la Eucaristía
según el venerable Rito hispano.
Es una ocasión, una vez más,
para dar gracias por habernos encontrado,
conocido y beneficiado
de los dones de la antigua liturgia de nuestros padres.
Esta semana
se cumplen media docena de años
de la aprobación de <Gothia>.
Bien merece la pena
hacer un esfuerzo
e invitar a nuestros amigos
para que, mañana, den gracias con nosotros
y conozcan una espiritualidad eclesial.
Están también invitados el sábado, 5 de octubre,
a la CONVIVENCIA de inicio de curso.
***

Sigue leyendo

San Miguel, arcángel: textos de la tradición hispana

Palabra de Dios en el día de san Miguel

Cfr. Dan 10,13; 12, 1; Sl 89 (88),22 (AL, 237)

He aquí que Miguel, uno de los príncipes supremos,
vino en nuestro auxilio;
Para que se salven los que se encuentran inscritos
en el libro de la vida.

 

V. Mi mano está siempre con él,
y mi brazo lo hace valeroso.

 

R. Para que se salven los que se encuentran inscritos
en el libro de la vida.

 

V. Gloria y honor al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos. Amén.

 

R. Para que se salven los que se encuentran inscritos
en el libro de la vida.

 

Oración (Br Goth, cccii)
Oh Miguel, príncipe de los ejércitos de los ángeles,
te pedimos que vengas para liberar a las almas de todos los pueblos fieles;
que practicando la justicia, progresen en el bien,
y los pecadores que abracen la penitencia no desesperen de alcanzar el perdón.
De este modo nos estimularemos recíprocamente
 y así podremos alcanzar la recompensa eterna.

 

R. Amén.

 

Que tu diestra poderosa nos ayude,
Dios nuestro,
que vives y reinas
por los siglos de los siglos.

 

R. Amén.

 

Agradecimiento al coro

«Si la misa se celebra con canto,
procúrese que el texto de los cantos
corresponda al del Propio u Ordinario de la Misa;
de no ser esto posible,
que los cantos sean
-por lo menos- adecuados a la misa que se celebra».

 

(Prenotandos del Misal Hisp-Moz., n. 164)