Domingo de la Santa Trinidad

Hoy es un buen día para rezar el Trisagio,
oración eclesial que nace en Oriente,
entra en el Rito Romano para el Viernes Santo
y, en España, caracteriza la grandes solemnidades:

 

<Santo Dios, que te sientas sobre querubines,
único invisible.
Santo Fuerte, que eres glorificado en las alturas
por las voces de los ángeles.
Santo Inmortal, que eres Salvador inmaculado,
apiádate de nosotros, aleluya, aleluya.>

Quienes pasemos este domingo en Madrid
estamos invitados a participar
de las ordenaciones diaconales
en la Catedral (18 h.).

 

 

Mañana, domingo, ordenaciones diaconales:

catedral de Ntra. Sra. de la Almudena

Los diáconos participan de una manera especial en la misión y la gracia de Cristo. El sacramento del Orden los marca con un sello («carácter») que nadie puede hacer desaparecer y que los configura con Cristo que, siendo Maestro y Señor, se hizo «diácono», es decir, el servidor de todos (cf. Mc 10, 45; Lc 22, 27).

Corresponde a los diáconos, entre otras cosas, asistir al obispo y a los presbíteros en la celebración de los divinos misterios sobre todo de la Eucaristía y en la distribución de la misma, asistir a la celebración del matrimonio y bendecirlo, proclamar el Evangelio y predicar, presidir las exequias y entregarse a los diversos servicios de la caridad.

El diaconado es un grado propio y permanente dentro de la jerarquía (LG 29). Para la vida litúrgica y pastoral, obras sociales y caritativas, los ministros son fortalecidos por la imposición de las manos transmitida ya desde los Apóstoles -uniéndose más estrechamente al servicio del altar y cumpliendo con mayor eficacia su ministerio- por la gracia sacramental del diaconado (cf.AG 16). Algunos varones asumen este ministerio de manera permanente y, con la anuencia de sus esposas, pueden ser ordenados estando casados.

La celebración de los órdenes, por su importancia para la vida de la Iglesia particular, pide el mayor concurso posible de fieles. El lugar propio es dentro de la Eucaristía. El rito esencial del sacramento del Orden está constituido por la imposición de manos del obispo sobre la cabeza del ordenando, así como por una oración consecratoria específica que pide a Dios la efusión del Espíritu Santo y de sus dones.

 

Tolkien: estreno HOY 14 de junio

«La película ‘TOLKIEN’ explora los años de formación del autor huérfano mientras encuentra amistad, amor e inspiración artística entre un grupo de compañeros marginados en la escuela.
El estallido de la Primera Guerra Mundial amenazará con destrozar su ‘comunidad’.
Todas estas experiencias inspirarían a John Ronald Reuel Tolkien a escribir sus famosas novelas de la Tierra Media».

 

 

Fiesta de Cristo Sacerdote:

intercede para asegurarnos el Espíritu

 

<Acepta propicio nuestras oraciones,
Tú que te sientas a la derecha de Dios Padre todopoderoso;
y puesto que Tú eres nuestro único defensor,
intercede por nosotros desde el cielo
al Padre bondadoso.
Amén.>(De la liturgia Hispana)

 

Es justo y necesario, Padre omnipotente,
darte gracias, por Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro,
verdadero y eterno Pontífice,
único sacerdote sin mancha de pecado.Te ofrecemos, no sólo por las culpas del pueblo
sino también por nuestras propias ofensas,
la víctima que te hace propicio,
cuya sangre purifica el corazón de todos los hombres;
para que los pecados cometidos por fragilidad de la carne
queden perdonados por la intercesión del sumo sacerdote.

 

(De la liturgia Hispana, Ill, Dom X cot.)

Misa en Rito Hispano Mozárabe -preparando la Fiesta de Cristo Sacerdote-

Martes 11 de junio:
La tradición hispana (visigótica, mozárabe y hodierna)
-ya desde antiguo en sus textos litúrgicos-
contempla y celebra a Cristo como el Único y Universal Mediador.
En efecto, Cristo es el «catholicus Patris sacerdos»,
a través de cuya humanidad el Espíritu Santo
transmite la vida divina a la creación y al hombre,
llevándola a la perfección.
Este himno de reciente composición
canta esta verdad bíblica (Sal 109,4 Heb 5,6; 6,20;7,26s;9,14, etc.) :

Sigue leyendo

Domingo de Pentecostés 2019

<<¿Quién se atreverá a callar
con ocasión de la venida del Espíritu Santo,
cuando a través de tus Apóstoles
las lenguas todas de la gentilidad están hablando?

¿Quién podrá describir de qué admirable modo en este día,
con las lenguas de fuego
fue distribuido a los discípulos
el conocimiento de todas las lenguas del mundo,
de modo que, hablando el latino con el hebreo,
el griego con el egipcio, el escita con el indio,
mientras cada uno habla su lengua entiende la del otro?

Pero el mayor y el más necesario significado
de este divino don,
es que, al descender sobre las cabezas de los discípulos
en forma de lenguas de fuego,
manifiesta que en los corazones de los creyentes
no había de caber las disonancias ni las tibiezas;
sino que los predicadores de tu palabra
habían de ser unánimes en el entender y fervientes en la caridad
¡Oh fuego, que fecundas abrasando!>>

Mañana, Vigilia de Pentecostés

Estemos donde estemos
podemos incorporarnos a alguna de las vigilias
de este Domingo con el que clausuramos
el santo tiempo de la Pascua.
Dios nos ha dado estos Cincuenta días (Pentecostés)
para que tengamos la experiencia del Resucitado.

 

Reza así nuestra antigua liturgia:

 

«La graciosa revelación de tu Santo Espíritu,
que vino a nosotros pasadas las siete semanas
desde la gloriosa resurrección de tu Hijo
muestra que, aunque sea septiforme,
consiste en la suma de todas las virtudes,
concordantes en un solo acto.
Estas son, sin duda,
las siete gradas de tu templo,
por las que se sube al reino de los cielos.
Este es el año quincuagésimo de la indulgencia
que en otro tiempo se predicaba en leyes figurativas.
Este es el fruto de las mieses nuevas,
que hoy se manda ofrecer [en la antigua alianza].
Porque, aunque sea eterno, anterior a los siglos,
para nosotros es nuevo cuando se manifiesta».