Bienaventurada por creer

María creyó que la experiencia de Nazareth
no había sido un sueño.
Ella fue a comprobar el signo
a casa de Isabel, pariente lejano suyo.

Nosotros podemos afianzarnos en la fe
rezando así con estos venerables textos hispanos:


<A ti, oh Dios, Hijo de Dios,
te veneramos 
por los grandes dones de tu gracia,
aunque no somos capaces 
de agradecer con palabras justas
el misterio de tu santísima Encarnación,
cuando en las entrañas de tu Madre Virgen
comenzó la alianza de la salvación 
del género humano;
haz, por su intercesión,
que podamos alcanzar la gloria del cielo,
tú que no desdeñaste permanecer en su interior,
bello por su pureza,
y con admirable providencia 
estableciste trato y relación
entre los hombres y los espíritus celestes.

Por los santísimos méritos de María,
te pedimos suplicantes
que limpies el corazón de tus fieles
de toda sucia mancha terrenal
y visitando nuestros corazones
los llenes con tu gracia,
de manera que concedas el descanso
a las almas de los difuntos
y la paz a los vivientes.
R/. Amén.

Porque tú eres la vida de los que viven,
la salud de los enfermos,
y el descanso de todos los fieles difuntos
por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén. >

 

 

2 pensamientos en “Bienaventurada por creer

  1. Desde siempre en lo hispano el piropo a Santa María, en especial por la Encarnación, y pedir su intercesión para casi todo:
    Alcanzar la gloria del cielo.
    Trato y relación entre los hombres y los espíritus celestes.
    Limpia el corazón de los hombres de las manchas terrenales.
    Concede el descanso a las almas de los difuntos.
    Y la paz a los vivientes.

    Viva lo hispano!!!

  2. SEJAMOS pois MARIANOS.
    MARIA que nos leva ao MESSIAS rezemos com ELA ao PAI.
    MARIA que roga por nós agora e na hora da nossa morte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *