Días solemnes…

Conscientes de que hemos entrado en los días solemnes
dedicados a la memoria de la Pasión del Señor,
comportémonos con humildad, mantengamos la moderación.
Que nadie se deleite en los placeres del mundo
ni se deje abatir por las contrariedades:
para que comenzando a relativizar
las realidades temporales buenas o malas,
podamos en verdad practicar la abstinencia
a lo largo de cuarenta días,
y, terminada la cuaresma de esta vida
alcancemos la vida eterna que no conoce fin.

 
(OA, miérc. I semana Cuaresma)

 

3 pensamientos en “Días solemnes…

  1. Así que la abstinencia es relativizar las contrariedades y los “placeres del mundo”, o falsas alegrías.
    Conmiseración moderación… moderarlos. Y ¿porqué?, pues para recordar los humanos días de la Pasión del Señor.
    Que impacto, primero su ayuno y superar las tentaciones, después condensar su mensaje y enseguida la muerte y… resurrección.
    La cuaresma de esta vida… la vida como una cuaresma… de “relativizar”.
    Y para equilibrar los 2 mensajes evangélicos: “para los pobres” y orar y celebrar el “hacer esto en mi memoria”.

    Anoche… que bien rezamos y cantamos por y con P. Mariano con el templo lleno de personas que convocó su andar por el mundo…
    Los ritos son curativos, y el hispano es un gran “invento” rescatado.

  2. Que misteriosos los triángulos inferiores de la imagen propuesta, con altar y cruz a la izquierda y el aislado personaje orante, de rodillas, con halo o iluminado.
    Soledad, silencio y oración azul…

    • Oración morada… cuaresma y el muro de ladrillo, para el cuadrado y rombo de los cuatro “elementos” temperamentos, que definen al hombre… la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *