Himno mariano <Ave maris stella>

– en latín y español-

I. Ave maris Stella, Dei Mater alma,
atque semper Virgo, felix caeli Porta.
Salve Estrella del mar, Santa Madre de Dios
y siempre Virgen, feliz Puerta del cielo.
 
2. Sumens illud Ave Gabriélis ore,
funda nos in pace, mutans Hevae nomen
Tú que has recibido el saludo de Gabriel,
y has cambiado el nombre de Eva,
establécenos en la paz.
 

3. Solve vincla reis, profer lumen caecis:
mala nostra pelle, bona cuncta posce.
Rompe las ataduras de los pecadores,
da luz a los ciegos, aleja de nosotros los males
y alcánzanos todos los bienes.
 
4. Monstra te esse matrem: sumat per te preces,
Qui pro nobis natus tulit esse tuus.
Muestra que eres Madre: reciba nuestras súplicas
por medio de Ti, Aquél que,
naciendo por nosotros, aceptó ser Hijo tuyo.
 
5. Virgo singuláris, inter omnes mitis,
nos culpas solútos, mites fac et castos.
¡Oh, Virgen incomparable! ¡Amable como ninguna!
Haz que, libres de nuestras culpas,
permanezcamos humildes y castos.
 
6. Vitam praesta puram, iter para tutum:
ut vidéntes Jesum semper collaetémur.
Danos una vida limpia,
prepáranos un camino seguro; para que,
viendo a Jesús, nos alegremos eternamente contigo.

7. Sit laus Deo Patri, summo Christo decus, Spirítui Sancto,

tribus honor unus. Amen.
Demos alabanza a Dios Padre,
gloria a Cristo Soberano y también al Santo Espíritu,
a los Tres un mismo honor. Amén.

3 pensamientos en “Himno mariano <Ave maris stella>

  1. Todo en sintonía. Anoche en la parroquia de Santiago (Madrid) asistí al concierto, anunciado en la web de Gothia (gracias Carlos) sobre “Visperas de Santa María” con canto llano (gregoriano) Schola Antiqua, órgano y Minisrriles (corneta, chirimía, bajón, sacabuche, etc). Oficio situado en el tiempo en el siglo XVI, con las glosas y fabordones de Antonio Cabezón, músico de Carlos V y Felipe II. Un privilegio.

    Excelente. Es como regresar a la “patria musical” y espiritual: gregoriano y Cabezón.
    Confieso que asistí a vísperas, no sólo a un concierto, aunque faltaba el oficiante. Antífonas, salmos, glosas, Magnificat y… Ave maris stella del siglo IX.
    Recordé en todo momento a amigos melómanos y “liturgos”.

    Aquí dejo la parte de órgano de Antonio Cabezón, y se ve la partitura medieval del canto gregoriano
    https://youtu.be/gbCosDlcH3Q

    Todo en sintonía y armonía para la entrada del sábado mariano con las Vísperas Beata Virgen, en la pre-primavera, dulcificando la agitación, pobreza e incongruencias de la vida interior.

    Gracias por traer bilingüe el himno. Es una gozada.

  2. Gracias, Eduardo, por comentarios y por los link. Estoy escuchando la música del primero mientras trabajo. Sosiego y paz salen de los acordes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *