3 pensamientos en “Los amigos es la familia que se elige

  1. Si. Y ademas hay amistad en la que todo esto es mas fácil porque surge espontáneo por afinidad, casi involuntaria. ¿Algo químico? ¿algo de afinidad espiritual ?. No se, pero pasa.

    Y dónde está la frontera entre apoyar y entremeterte por la confianza o respetar y distanciarse por amistad silenciosa, en retaguardia.
    Esto es maravilloso, a veces das, a veces pides. Un pulso que conforta y alegra. Y gran desconsuelo cuando la amistad traiciona.

    ¿Y con Jesús qué? ¿Se puede, se debe ser amigo del Kyrios?
    Creo que no hay otro camino. Y lo bueno es que practicar con amigos/amigas da pautas. Hasta en dos ocasiones he visto, de forma continuada, el rostro del Señor en el rostro de un amigo.Que suerte…

  2. Una amistad, no crece por la presencia de las personas, sino por la magia de saber, que aunque no las veas, las llevas en el corazón.

  3. La amistad es a veces un misterio. No entiendes porque sientas mas afinidad por una persona que a lo mejor tiene muy poco en común contigo – edad, procedencia, formación – pero sin embargo te sientes totalmente cómodo en su presencia. Hay como una corriente que fluye entre vosotros, una corriente positiva, de amor, de comprensión. La amistad no necesita forzosamente trabajarla. Surge, Está ahí y va creciendo, completándose con el tiempo.

    Quién no ha tenido la experiencia de encontrarse con un amigo después de años de no verse y volver a sentir esa misma corriente de amistad, esa complicidad que existía en el pasado. En estas ocasiones surge espontánea la frase: “es como si no hubiera pasado el tiempo”.

    Con la amistad – la verdadera – no te preguntas cómo actuar. La respuesta surge de forma natural en base al respeto que nace del cariño que tienes por la otra persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *