Misa dominical: verano ’18

El carácter propio de la Misa dominical
y la importancia que ésta reviste para la vida cristiana
exigen que se prepare con especial cuidado,
de modo que se experimente como una epifanía de la Iglesia
(cf. Dies Domini, 34-36; Ecclesia de Eucharistia, 41, Novo Millennio Ineunte, 36)
y se distinga como celebración alegre y melodiosa,
activa y participada
(cf. Dies Domini, 50-51).

Un pensamiento en “Misa dominical: verano ’18

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *