5 pensamientos en “Para pensar y difundir…

  1. No estoy de acuerdo, porque si un médico enferma es de manera involuntaria, mientras que si un cura peca, lo hace de forma consciente y voluntaria.
    Por lo tanto, esta comparación no me parece acertada.

      • Lo que ocurre en el altar, durante la Misa,
        está por encima del celebrante.
        Ellos son instrumentos de Dios,
        que, por su ordenación,
        adquieren la capacidad de,
        mediante la invocación al Espiritu Santo,
        hacer que el pan y el vino,
        se conviertan en
        el Cuerpo y la Sangre de Cristo.
        Somos invitados a conmemorar
        lo que hizo Jesús, en la última Cena.
        Por tanto, no acudimos
        por ver al sacerdote.
        Él, como nosotros,
        debe arrepentirse
        y confesar sus pecados.
        Pero, su condición de ser humano,
        pecador, no creo que nos deba de
        condicionar, para acudir o no a Misa.
        Otra cosa es que,
        tanto ellos, como nosotros,
        debamos predicar con el ejemplo
        de una vida ejemplar.
        Por éso, debemos de pedir que,
        nuestros sacerdotes,
        como Ministros de Dios que son,
        sean muchos, buenos y santos.

      • Se nos dice en la Escritura
        “Haced lo que digo,
        no lo que hago”.
        Seguimos acudiendo al médico,
        y escuchamos sus consejos,
        de cuidar nuestro colesterol,
        nuestras transaminasas,
        nuestros pulmones…
        Desgraciadamente, no siempre dan ejemplo, cuidando sus hábitos,
        y se enferman, tambien,
        como nosotros, voluntariamente.
        Pero, no dejamos de ir al médico,
        por ese motivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *