Veni, Creator Spiritus!

Pedimos hoy la gracia del Espíritu septenario
orando en Pentecostés:

<Dios todopoderoso,
es digno y justo proclamar conforme a las humanas fuerzas
los bienes recibidos de tu generosidad
y celebrar por siempre en esta conmemoración anual
el don de eterna salvación concedido a nuestros días.

 

 

¿Quién podrá callarse ante la llegada de tu Santo Espíritu
cuando por boca de tus Apóstoles hablan todas las lenguas
incluidas las más desconocidas?

Por otra parte
¿quién podrá describir la maravilla de aquel fuego
que viniendo en este día de lo alto
repartió a los discípulos toda la variedad de lenguas?
Cada uno habla la suya pero los demás le entienden en la propia
con tal propiedad, que ni hay fallo en la expresión
ni defecto en la comprensión.
Comparten sin trabas el romano y el judío,
el griego y el egipcio, el etíope y el indio.

¿Con qué extraordinario poder se realizó,
que esparcidos los mensajeros de la verdad
por toda la inmensidad de la tierra,
cada uno reparte el don de la celestial doctrina
según su singular capacidad
y sin embargo el mensaje permanece único e inalterable?

Nada hay que disuene con la unidad de fe,
atractivo resulta el derroche de saberes
y destaca prodigiosa la rica diversidad de los idiomas>.

Un pensamiento en “Veni, Creator Spiritus!

  1. Renueva la faz de la tierra. Me quedo con esta petición.

    Qué tiene la psique humana para vislumbrar la estructura trinitaria como un proceso creativo divino… Con el Espíritu a favor, todo es fácil. Dejarse llevar, pero con discernimiento. Él es libre, y nosotros vibrando como el “aire” de una flauta que suena.

    Pneuma, sobretodo cuando es una brisa, hace que sonriamos y nos mantengamos erguidos,…y juntos, aunque por su influjo se hablen múltiples idiomas. Todos lo entenderemos. Esta es una segunda petición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *