La Visitación

de

 

Finalizamos el mes de mayo con esta fiesta de raigambre franciscana.
Hoy es un día para meditar y difundir el canto de María: el Magnificat.
Sofonías, el profeta, nos introduce en el tema de la «Hija de Sión»:
figura o prototipo de la Virgen María.
Lucas nos presenta la Visitación desde el relato del traslado del Arca de la Alianza y
a María como Arca de la Nueva Alianza.
Hoy contemplamos, además, a María como Madre del Señor y Bienaventurada.

 

+++

 

Lectura para hoy:

 

Audición del Magnificat gregoriano:

 

 

***
Mañana, misa en Rito hispano mozárabe (19 h.)
y el SÁBADO, formación mensual:
«Los santos del calendario hispano» (12 h.)
 en el salón parroquial y en internet
a cargo del P. Raúl Blázquez

 

 

Nuestra fe en el Dios trino

El Bautismo de Cristo, epifanía trinitaria (Goya, 1775)

 

***

 

«Creemos en un solo Dios en tres personas (Trinidad).
«Dios no es soledad, sino comunión perfecta»
Los cristianos no adoran a tres dioses diferentes,
sino a un único ser, que es trino (Padre, Hijo y Espíritu Santo)
y sin embargo uno.
Que Dios es trino lo sabemos por Jesucristo:
Él, el Hijo, habla de su Padre del Cielo
(«Yo y el Padre somos uno», Jn 10,30).
Él ora al Padre y nos envía el Espíritu Santo,
que es el amor del Padre y del Hijo.
Por eso somos bautizados «en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mt 28,19)».
(YouCat)

 

La liturgia hispana, en sus oraciones, acentúa el aspecto trinitario de Dios

Sigue leyendo

Oramos por los servidores del pueblo

Antigua bandera hispánica de los Tercios con la Cruz de san Andrés o de Borgoña

 

***

 

Los hemos visto actuar eficazmente durante la pandemia;
fueron imprescindibles durante la gran nevada enerina,
sofocan incendios durante los veranos y, en todo tiempo,
protegen a la ciudadanía y sirven la noble causa de la paz.
Las Fuerzas Armadas y el resto de Cuerpos de Seguridad del Estado
merecen el respeto, el agradecimiento y la admiración
de todos los que formamos nuestra patria.

 

Los Dípticos de las Iglesias hispanas (trad. A) nos han transmitido
una oración por los servidores de la comunidad cívica.
Así nos lo enseña la Biblia (cf. 1 Timoteo 2,1-2 Tito 3:1 etc.).
En España, el Día de las Fuerzas Armadas se celebra anualmente
el sábado más próximo al 30 de mayo, festividad de San Fernando, rey.

 

 

En este sábado, día mariano, se celebra la memoria de san Pablo VI

 

Santos Pablo VI y Oscar Romero, hombres de Dios en el s. XX

 

Acerca de la Asociación «Gothia»…

La Hermandad <Hispano-Mozárabe Gothia> es una Asociación pública de fieles cristianos erigida en la Archidiócesis de Madrid, con personalidad jurídica pública canónica y civil, el día de los Santos Ángeles Custodios de 2013 AD.

Tiene como finalidad propia ayudar a la santificación de sus miembros mediante la identificación con Cristo Maestro presente en la celebración de los misterios que celebra su Iglesia.

Para ello, valorando nuestra venerable tradición litúrgica profundiza y difunde el Rito Hispano-Mozárabe y sus costumbres.

Se propone:

1. Celebrar y dar testimonio de nuestra fe mediante el Rito y la espiritualidad Hispano-visigótica y mozárabe.

2. Asegurar la celebración de la Eucaristía según el venerable Rito y los legítimos usos y tradiciones autorizados por el obispo diocesano.

3. Mantener y potenciar algunos elementos propios del antiguo Rito hispano (lucernarium, Oficio Divino, devociones, etc.).

4. Difundir el conocimiento y la celebración de la misa y los elementos propios de la espiritualidad (publicaciones, etc.).

5. Fomentar la vida espiritual de los asociados (con encuentros, peregrinaciones, retiros, acciones a favor de los necesitados, etc.).

6. Cultivar la formación bíblico-litúrgica de los asociados (conferencias, cursos, etc.).

7. Crear lazos de comunión entre los miembros y la Fraternidad sacerdotal <san Isidoro-Gothia> (convivencias, etc.).

Sigue leyendo

Cristo Sacerdote

 

Capilla de la residencia sacerdotal «San Pedro» (Madrid, 2020); IV cent. de la Congregación de Presbíteros Naturales de Madrid.

 

***

 

Demos gracias a Cristo, porque
«si el ladrón obtuvo el paraíso,
¿cómo no va a obtener el perdón el cristiano?
(S. Máximo, Serm. 53)

 

***

Bibliografía sobre mozárabes y Al-Andalus:

Miller, H. D., & Kassis, H. (2000).
The Mozarabs,  
en M. R. Menocal, S. Raymond P., & S. Michael (eds.),
The literature of al-Andalus (pp. 420-431). Cambridge: Cambridge University Press.

 
Chalmeta Gendron, P. (2004).  
Invasión e Islamización: la sumisión de Hispania y la formación de Al-Andalus.
Jaén: Universidad de Jaén

Olstein, D. A. (2006),
La era mozárabe. Los mozárabes de Toledo (siglos XII y XIII) en la historiografía, las fuentes y la historia,
Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca.

Gutiérrez, C. J. (2007).
La liturgia hispánica: itinerarios y pervivencias,  
en Seminario Internacional de Música Antigua «Traditio et progressio: the Hispanic Liturgy in the European Context»,
Albarracín

Hitchcock, R. (2008).  
Mozarabs in Medieval and Early Modern Spain: Identities and Influences.  
Burlington: Ashgate. 

Molenat, J.-P. (2008).  
La fin des chrétiens arabisés d’al-Andalus. Mozarabes de Tolède et du Gharb au XIIe siècle,  
en C. Aillet – M. Penelas – P. Roisse (eds.),
¿Existe una identidad mozárabe?: historia, lengua y cultura de los cristianos de al-Andalus (siglos IX-XII)
(pp. 287-298). Madrid: Casa de Velázquez.

Sánchez Domingo, R. (2013).
El Rito hispano-visigótico o mozárabe: del ordo tradicional al canon romano,
en F. J. Campos (ed.),
Patrimonio inmaterial de la Cultura Cristiana (pp. 215-236). San Lorenzo del Escorial. 

Abellán Pérez, J. (2014).
La pérdida de Hispania y la formación de Al-Andalus,
en Historia de España de la Edad Media (pp. 59-79). Barcelona: Ariel.

Gros, M. S. (2015).
Les six paroisses mozarabes de Tolède.  
en Cahiers de civilisation médiévale, 58, 387-393. 

 

Cristianismo Primitivo en Asia: China 

 

Antiguas tradiciones hablan de la predicación del Apóstol santo Tomás en Siria e India.
Algunos piensan que los ecos del mensaje cristiano llegaron desde Siria hasta la India
e, incluso, China, por cuya Iglesia hoy oramos.
El profesor Wei-Fang Wuan del Seminario Teológico de Nankín sugería en su artículo “Christian Spirit in Ancient China” («Espíritu Cristiano en la Antigua China»), que el Evangelio podría haber llegado a tierras chinas durante la Dinastía Han Oriental (24-220 d. JC.).
Vivía aún san Isidoro de Sevilla cuando misioneros sirios volvieron a China.

 

 

En la memoria de Nuestra Señora, Auxilio de los Cristianos, venerada en el santuario de Sheshan, Shanghai, toda la Iglesia se une espiritualmente a los fieles católicos en China, consciente de los sufrimientos pasados y presentes que soportan “por el santo Nombre de Jesús”.
Es lo que escribía el Papa Benedicto XVI en su carta de 2007 dirigida a los católicos chinos, animando a la celebración de este día especial de oración:
“Os exhorto a celebrarla renovando vuestra comunión de fe en Jesús, Nuestro Señor, y vuestra fidelidad al Papa, rogando para que la unidad entre vosotros sea cada vez más profunda y visible”.
Añadía además que “en esta misma Jornada, los católicos en el mundo entero —en particular los de origen chino— han de mostrar su solidaridad y solicitud fraterna por vosotros, pidiendo al Señor de la historia el don de la perseverancia en el testimonio, seguros de que vuestros sufrimientos pasados y presentes por el santo Nombre de Jesús y vuestra intrépida lealtad a su Vicario en la tierra serán premiados, aunque a veces todo pueda parecer un triste fracaso”.

Sigue leyendo

La Inmaculada Virgen, Auxilio de la Iglesia

 

«Creemos que la Bienaventurada María,
que permaneció siempre Virgen,
fue la Madre del Verbo encarnado,
Dios y Salvador nuestro, Jesucristo
y que ella, por su singular elección,
en atención a los méritos de su Hijo redimida de modo más sublime,
fue preservada inmune de toda mancha de culpa original
que supera ampliamente en don de gracia a todas las demás criaturas».
(Credo del Pueblo de Dios, 14)

 

Con esta memoria de la Virgen
retomamos «el Tiempo durante el año».
Estamos en la VIII semana del tiempo ordinario
después de Pascua.

 

***

 

Pentecostés

 

Formulario hispano-mozárabe para el domingo de la Pentecostés:

Textos propios de la Misa del Domingo de Pentecostés. Año I

El Bautismo: medio de salvación por el don del Espíritu 

“Para todos los que han recibido el Evangelio y han conocido que Cristo es «el camino y la verdad y la vida» (Jn 14,6), el Bautismo es el único acceso a Dios y a la salvación. Al mismo tiempo es cierto, sin embargo, que Cristo murió por todos los hombres. Por eso pueden salvarse también quienes no tuvieron oportunidad de conocer verdaderamente a Cristo ni la fe, pero, con la ayuda de la gracia, buscan a Dios con un corazón sincero y llevan una vida según su conciencia (el llamado Bautismo de deseo). [cf. Catec. 1257-1261, 1281, 1283]

Dios ha vinculado la salvación a los Sacramentos. Por ello la Iglesia debe ofrecerlos incansablemente a los hombres. Abandonar la misión sería traicionar el encargo de Dios. Pero Dios mismo no está sujeto a los sacramentos. Allí donde la Iglesia —sea por su culpa o sea por otras razones— no llega o no tiene éxito, Dios mismo abre a los hombres otros caminos para la salvación en Cristo”. (Youcat 199) 

Vigilia de Pentecostés

 

“El tiempo pascual concluye en el quincuagésimo día, con el domingo de Pentecostés, conmemorativo de la efusión del Espíritu Santo sobre los Apóstoles (cfr. Hech 2,1-4), de los comienzos de la Iglesia y del inicio de su misión a toda lengua, pueblo y nación. Es significativa la importancia que ha adquirido, especialmente en la catedral, pero también en las parroquias, la celebración prolongada de la Misa de la Vigilia, que tiene el carácter de una oración intensa y perseverante de toda la comunidad cristiana, según el ejemplo de los Apóstoles reunidos en oración unánime con la Madre del Señor. 

Exhortando a la oración y a la participación en la misión, el misterio de Pentecostés ilumina la piedad popular: también esta es una demostración continua de la presencia del Espíritu Santo en la Iglesia. Éste enciende en los corazones la fe, la esperanza y el amor, virtudes excelentes que dan valor a la piedad cristiana. El mismo Espíritu ennoblece las numerosas y variadas formas de transmitir el mensaje cristiano según la cultura y las costumbres de cualquier lugar, en cualquier momento histórico.

Con fórmulas conocidas que vienen de la celebración de Pentecostés (Veni, creator Spiritus; Veni, Sancte Spiritus) o con breves súplicas (Emitte Spiritum tuum et creabuntur…), los fieles suelen invocar al Espíritu, sobre todo al comenzar una actividad o un trabajo, o en situaciones especiales de angustia.

También el rosario, en el tercer misterio glorioso, invita a meditar en la efusión del Espíritu Santo. Los fieles, además, saben que han recibido, especialmente en la Confirmación, el Espíritu de sabiduría y de consejo que les guía en su existencia, el Espíritu de fortaleza y de luz que les ayuda a tomar las decisiones importantes y a afrontar las pruebas de la vida. Saben que su cuerpo, desde el día del Bautismo, es templo del Espíritu Santo, y que debe ser respetado y honrado, también en la muerte, y que en el último día la potencia del Espíritu lo hará resucitar.

Al tiempo que nos abre a la comunión con Dios en la oración, el Espíritu Santo nos mueve hacia el prójimo con sentimientos de encuentro, reconciliación, testimonio, deseos de justicia y de paz, renovación de la mente, verdadero progreso social e impulso misionero”.

(Cf. Directorio Piedad Popular, n. 156)