¡Ven, Espíritu!


Oblación del incienso en la catedral de Córdoba

***
Ven, luz verdadera.
Ven, vida eterna.
Ven, misterio oculto.
Ven, tesoro sin nombre.
Ven, realidad inefable.

Ven, Persona inconcebible.
Ven, felicidad sin fin.
Ven, luz sin ocaso.
Ven, espera infalible de todos los que deben ser salvados.
Ven, despertar de los que están acostados.

Ven, resurrección de los muertos.
Ven, oh poderoso, que creas
y transformas todo por tu solo poder.
Ven, oh invisible y totalmente intangible e impalpable.
Ven, tú que siempre permaneces inmóvil
y a cada instante te mueves todo entero
y vienes a nosotros, postrados en los infiernos.
Ven, oh Nombre bien amado y respetado por doquier.

Sigue leyendo

Renovando el Bautismo en Pascua: romería de san Isidro


El domingo se bendijo el agua de la Fuente del Santo. El acto litúrgico fue el primero de una serie de celebraciones y romerías que tienen lugar estos días en Madrid, cuyo origen organizado se remonta, según relató el presidente de la Archicofradía, a la procesión que en el siglo XVI salía desde la parroquia mozárabe de San Andrés – la que según la tradición perteneció a san Isidro – hasta la Ermita, encontrándose allí con la que provenía de los Carabancheles. «Estas dos procesiones – concluyó – , que dieron origen a la Romería, eran la continuación de aquellas ‘rusticatio paschalis’ mediavales en las que los mozárabes madrileños celebraban la ‘Pascha annotina’, la renovación bautismal de su fe».

Sigue leyendo

Hacia la semana del patrón de Madrid


La catedral es el seno bautismal de cada Iglesia particular presidida por el obispo

***
San Justino, en el s. II, explica «cómo nos consagramos a Dios los renovados por Cristo.
A todos los que han aceptado como verdadero lo que les hemos enseñado y explicado,
y se han comprometido a vivir según estas enseñanzas,
se los exhorta a que pidan perdón a Dios de los pecados cometidos,
con oraciones y ayunos, y nosotros nos unimos también a sus oraciones y ayunos.
Después los conducimos hasta el lugar donde se halla el agua bautismal,
y allí son regenerados del mismo modo que lo fuimos nosotros,
es decir, recibiendo el baño de agua en el nombre del Padre, Dios y Señor de todos,
y de nuestro salvador Jesucristo
y del Espíritu Santo».

+

Sigue leyendo