Bellas oraciones oficiales

mozarabe cordobesa

Oraciones para recitar en la necesidad:

Para alejar la tentación y las asechanzas del maligno.

  1. Señor Dios, ten misericordia de mí, tu siervo,
    que por la multitud de las asechanzas
    estoy como un vaso resquebrajado;
    líbrame de la mano de mis enemigos,
    asísteme para que busque al que está perdido
    lo pueda encontrar y restituirlo para ti,
    lo pueda restituir y entregártelo para que no lo abandones.
    Concédeme que te agrade en todo
    ya que he podido conocerte y saber que me has redimido.
    Amén.

 

  1. Dios omnipotente,
    que refugias a los desolados
    y confortas a los prisioneros,
    mira mi aflicción y manifiesta tu poder para auxiliarme;
    vence al detestable enemigo;
    y haz que, superada la presencia del adversario,
    pueda recuperar la paz y la libertad
    Sion moz s VIy así, sirviéndote con sincera piedad,                    pueda confesar que tú eres admirable                            y manifestar la grandeza de tus obras.                      Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

 

  1. Dios, creador y defensor del género humano
    tú formaste al hombre a tu imagen
    y lo recreaste admirablemente con la gracia del Bautismo;
    vuelve tu mirada sobre este siervo tuyo,
    y escucha bondadosamente mis súplicas.
    Te pido que brote en mi corazón el esplendor de tu gloria
    para que, eliminado todo terror, miedo y temor,
    sereno en mente y alma
    junto a los hermanos en tu Iglesia
    pueda alabarte eternamente. Amén.

 

  1. Padre Dios, autor de la misericordia y de todo amor,
    que quisiste que tu Hijo sufriera por nosotros el patíbulo de la Cruz
    para expulsar de nosotros el poder del enemigo,
    mira atentamente mi humillación y dolor,
    y mantente firme, te pido,
    para que a quien renovaste en la fuente del Bautismo
    IMG_0777vencido el combate del Maligno,
    lo llenes con la gracia de tu bendición.
    Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

 

  1. Señor y Dios mío, que me adoptaste por la gracia
    y quisiste que fuera hijo de la luz,
    concédeme, te pido, que no sea envuelto por las tinieblas de los demonios
    y siempre pueda permanecer en el esplendor de la libertad recibida de ti.
    Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

 

También puede recitarse la siguiente súplica a san Miguel Arcángel u otra súplica más conocida por el pueblo:

Príncipe glorioso de la celestial milicia,
san Miguel Arcángel,
defiéndenos en la batalla contra los Principados y Potestades
contra los conductores de las tinieblas del mundo,
contra todo aquello que pervierta lo celestial.
Ven en auxilio de los hombres a quien Dios hizo a su imagen y semejanza
y rescató con alto precio de las tiranías del diablo.
A ti te venera la Iglesia como custodio y patrono,
a ti te entregó el Señor las almas de los redimidos
que han de ser hospedadas en la suprema felicidad.
Ruégale al Dios de la paz,
para que quebrante a Satanás bajo nuestros pies
y no pueda, en adelante, mantener cautivos a los hombres
y dañar a la Iglesia.
Ofrece nuestras plegarias en presencia del Altísimo
para que alcancemos pronto las misericordias del Señor,
y apreses al dragón, la antigua serpiente,
que es el diablo y Satanás,
y lo envíes al abismo
para que deje de seducir a los pueblos.
Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *