Esperando la Luz divina


Este sábado nos ofrece una ocasión favorable
para colocar en nuestra casa la CORONA de Adviento,
si no lo hemos puesto ya…
A la caída de la tarde,
en las primeras vísperas del domingo,
elevamos una oración al Señor de la Luz,
y expresamos nuestra vigilancia
enciendo nuestra llama.

AUDICIÓN:

Et Spíritus et sponsa dicunt “Veni!” Amen, veni Dómine, Maranatha! 
El Espíritu y la esposa dicen «¡Ven!» Amén, ¡Ven Señor Jesús, Maranathá!

Sigue leyendo

El nicho en las iglesias visigodas

“En las iglesias visigodas el nicho se presenta como el punto culminante de la programación iconográfica sumamente elaborada y concebida en sentido ascendente. Su origen inmediato hay que buscarlo en el mundo bizantino, dentro del esquema general de la «arquitectura de poder» de las construcciones áulicas tardorromanas. Estas consideraciones, unidas a la aparición de algunos ejemplares in situ, permiten defender la idea -adelantada ya por Íñiguez Almech- de su ubicación en el fondo de las iglesias visigóticas, presidiendo el santuario y en relación directa con las mesas de altar.
El análisis interno de los ejemplares revela, además, la influencia del arquetipo simbólico del Templo de Jerusalén, cuyos elementos ideológicos se han visto reelaborados desde una óptica eminentemente cristológica, y en la que se puede vislumbrar una creciente presencia de la lectura del Apocalipsis pareja a la influencia que este libro sagrado tuvo en el desarrollo de la liturgia de la época” (de J. Morín de Pablos / R. Barroso Cabrera).

“In Visigothic churches, niches are presented as the summit of a complex and extremely elaborated iconographic repertoire whose elements have been arranged according to an ascending order. Their origin can be traced back to in the Byzantine world, when they were present in the general plan of the “power architecture” adopted by the Late Roman court constructions. These considerations, added to the appearance of some examples in situ, allow us to support the theory –advanced by Íñiguez Almech- regarding their location at the back of the apse in Visigothic churches. From such position, niches would not only crown the sanctuary but also be directly related to the altar. 
Furthermore, the interna1 analysis of the examples of niches studied reveals the influence of the symbolic archetype of the Temple of Jerusalem, whose ideological elements have been reinterpreted from a Christological perspective. Finally, a growing presence of the interpretation of the Apocalypse is also remarkable as result of the influence of this sacred Book on the liturgy of the moment”.  

Cf. J. Morín de Pablos – R. Barroso Cabrera,
La organización del santuario en las iglesias hispánicas de los siglos VI-VII (I): 
El problema de los nichos y placas-nicho visigodos,
Anuario del Departamento de Historia y Teoría del Arte, ISSN 1130-5517, Nº 11, 1999, 9-28.

Sigue leyendo

Nochebuena: a un mes vista


Este cuadro se titula «Misa de medianoche».
Nos recuerda que -dentro de un mes justo- los cristianos
somos convocados para celebrar el 2022 aniversario
del nacimiento de Jesús, el Cristo,
en la realidad de nuestra carne.
La Misa de medianoche o misa del Gallo
es una tradición que hemos de legar a los más jóvenes
para que aprendan a valorar el sentido del tiempo
y la importancia de la NOCHE como tiempo de salvación.
La noche de Navidad nos anuncia otra más:
la noche de la Pascua de la Resurrección.

***

Para decorar la casa en el Adviento hispano-mozárabe
Recordando el villancico de las naranjas
con canela, clavo y estrellas de anís.

***

Sigue leyendo

San Columbano y el árbol de luz


Hoy recordamos al monje san Columbano de Bobbio (+ 615).
Misionero celta en la zona que llamó por vez primera «toda Europa» (totius Europae).
Es el fundador de monasterios en Francia, Suiza e Italia
difundiendo la Penitencia privada que enfatizaba la confesión individual y secreta,
seguida de la penitencia privada para los arrepentidos de sus pecados.
Mientras él predicaba en la Nochebuena (Luxeuil, 590) sus monjes adornaron un abeto
con antorchas encendidas en forma de cruz.

Sigue leyendo

El «Ángelus Domini»


Enseña la Iglesia:
«El Ángelus Domini es la oración tradicional con que los fieles,
tres veces al día, esto es, al alba, a mediodía y a la puesta del sol,
conmemoran el anuncio del ángel Gabriel a María.
El Ángelus es, pues, un recuerdo del acontecimiento salvífico
por el que, según el designio del Padre, el Verbo,
por obra del Espíritu Santo, se hizo hombre
en las entrañas de la Virgen María.
La recitación del Ángelus está profundamente arraigada
en la piedad del pueblo cristiano
y es alentada por el ejemplo de los Romanos Pontífices.
En algunos ambientes, las nuevas condiciones de nuestros días
no favorecen la recitación del Ángelus,
pero en otros muchos las dificultades son menores,
por lo cual se debe procurar por todos los medios que se mantenga viva
y se difunda esta devota costumbre,
sugiriendo -al menos- la recitación de tres avemarías.
La oración del Ángelus, por «su sencilla estructura, su carácter bíblico,…
su ritmo casi litúrgico, que santifica diversos momentos de la jornada,
su apertura al misterio pascual,…
a través de los siglos conserva intacto su valor y su frescura».
Incluso es deseable que, en algunas ocasiones,
sobre todo, en las comunidades religiosas,
en los santuarios dedicados a la Virgen,
durante la celebración de algunos encuentros,
el Ángelus Domini… sea solemnizado,
por ejemplo, mediante el canto del Avemaría,
la proclamación del Evangelio de la Anunciación
y el toque de campanas».
(Directorio Piedad, n. 195)

Sigue leyendo

La oblación de María


La <Presentación de la Madre de Dios en el Templo>
conmemora no sólo este hecho de su infancia sino toda la vida de María
que supone una vocación de entrega total al plan de Dios.
De ahí que, en el Medievo, se conociese esta fiesta como “la Oblación de María”.

***

Hoy, misa en el Ermita del Santo a las 19 h. en Rito hispano-mozárabe, la liturgia de san Isidro.
Esta fiesta supuso el inicio de la recuperación del Rito en la diócesis madrileña (concesión 13 sept.1994).

***

Sigue leyendo

¡Es el Señor del universo!


Leemos este domingo el evangelio de Lucas 23, 35ss
El tercer evangelista presenta a Cristo como rey

orando en la cruz al Padre con dos peticiones:
Padre, perdónales, que no saben lo que hacen.
Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.
Muestra su potestad regia anunciando al ladrón:
Hoy estarás conmigo en el Paraíso.

***

Virgen de la O (Evora, Portugal)

***
Salmo para el domingo de Cristo Rey del universo 2022:
Salmo responsorial- CRISTO REY-ciclo C

***

Sigue leyendo

«Adventus» o venida gloriosa


No podemos determinar cuándo llegará el mundo a su fin.
Cristo mismo dice que nadie lo sabe, ni siquiera el Hijo.
Tenemos que estar siempre, por así decirlo, en la cercanía de su venida,
y, sobre todo en las tribulaciones, estar seguros de que Él se halla cerca.
Al mismo tiempo, deberíamos saber que,
en nuestras propias acciones, estamos bajo juicio.
No sabemos cuándo será,
pero, conforme al evangelio, sabemos que sucederá.
«Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria
y todos los ángeles con Él -dice en Mateo-,
entonces se sentará en su trono de gloria.»
Separará a la humanidad como un pastor separa a las ovejas de los cabritos.
A las primeras les dirá:
«Venid, benditos de mi Padre:
tomad en herencia el reino que para vosotros está preparado
desde la creación del mundo».
Y a los otros:
«Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno»”.

Benedicto XVI

***

Sigue leyendo

La comunión de los santos

De la <comunión de los santos> forman parte todas las personas que han puesto su esperanza en Cristo y le pertenecen por el bautismo, hayan muerto ya o vivan todavía. Puesto que somos un cuerpo en Cristo, vivimos en una comunión que abarca el cielo y la tierra.

La Iglesia es más grande y está más viva de lo que pensamos. A ella pertenecen los vivos y los muertos, ya se encuentren en un proceso de purificación o estén en la gloria de Dios. Conocidos y desconocidos, grandes santos y personas insignificantes. No podemos ayudar mutuamente sin que la muerte lo impida.
Podemos invocar a nuestros santos patronos y a nuestros santos favoritos, pero también a nuestros parientes difuntos, de quienes pensamos que ya están junto a Dios. Y, al contrario, podemos socorrer a nuestros difuntos que se encuentran en un proceso de purificación, mediante nuestras oraciones.
Todo lo que cada uno hace o sufre en y para Cristo, beneficia a todos. La conclusión inversa supone, desgraciadamente, que cada pecado daña la comunión.


La presentación del libro <Mozárabes…> antes de su inicio (26 oct ’22) en la parroquia de La Concepción (Madrid)

Sigue leyendo