Ave, Estrella del Mar

En este día nada mejor
que otra versión de este himno mariano:
Ave maris stella (del <Intonarium Toletanum>, 1515),
vers, 1 y  2 (Sumens illud ave),
interpretado por <Schola Antiqua>,
dirigida por el maestro Juan Carlos Asensio Palacios,
en la capilla mozárabe o del Corpus Christi, Toledo.

Víspera de la fiesta de Santa María del Monte Carmelo

La Mujer vestida de sol,
coronada de doce estrellas,
con la luna a sus pies… (Ap 12,1ss)

Recordemos que María, en la tradición litúrgica hispana,
es continuamente comparada con Eva
para resaltar la antítesis <pecado /gracia>.
La invocada como <Hija de Sión>
es comparada con Judit
e invocada como:

<Gloria de Jerusalén>
y <Alegría de Israel>.

Contemplando el plan de Dios

 

La mente humana, oh Dios,
iluminada por tu misericordia,
sea capaz de acoger la doctrina y la gracia
de nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo Unigénito,
por quien hemos sido creados y redimidos;
él es el Creador de los siglos,
el libertador de los creyentes:

Él, humillado hasta la muerte y una muerte de cruz,
quiso padecer por nosotros sin dejar de reinar contigo,
siendo a la vez Sacerdote y víctima:
Cristo Señor y Redentor eterno.

(PS, dom VII cot.)

En esta oración eucarística del antiguo Rito Gotho-hispano
podemos contemplar el plan creador de Dios:
la creación y la liberación.
Todo por el mediador, Jesucristo
que es denominado Sacerdote y Hostia.

En las pruebas…

Señor, Padre santo, Dios eterno y todopoderoso,
que conoces los corazones de todos
y examinas con diligencia lo que se te pide,
te pedimos que acojas y atiendas con amor
no sólo las plegarias que formulamos
sino incluso nuestros más ocultos deseos.

Cuando nos reunimos para pedirte algo,
tú lo sabes todo antes de que hablemos.

Ofrecemos pues nuestras súplicas
por las necesidades de los pobres,
por las dificultades de los jóvenes,
por los daños de los vencidos,
por la seguridad de los viajeros,
por el alivio y el descanso de los fieles difuntos,
y por los que emprenden viajes peligrosos
para que se mantengan fuertes en las dificultades.

Que la fiebre y cualquier otra dolencia
se alejen de los enfermos,
que la tentación del espíritu del mal
no haga mella en nadie;
que a todos ayude tu consuelo saludable
y les proteja la ayuda del cielo.

R/. Amén.

Porque tú eres la vida de los que viven,
la salud de los enfermos,
y el descanso de todos los fieles difuntos
por todos los siglos de los siglos.

R/. Amén.   

PN Dom V cot

Bibliografía sobre el mundo visigodo (inglés)

The Visigoths in Gaul and Iberia (update)
a supplemental bibliography, 2010-2012

Leiden 2014

The bibliography includes material published from 2010 to 2012. Following on from the first bibliography (Brill, 1988) and its updates (Brill 2006, 2008, 2011) this volume covers recent literature on: Archaeology, Liturgy, Monasticism, Iberian-Gallic Patristics, Paleography, Linguistics, Germanic and Muslim Invasions, and more. In addition, peoples such as the Vandals, Sueves, Basques, Alans and Byzantines are included. The book contains author and subject indexes and is extensively cross-indexed for easy consultation. A periodicals index of hundreds of journals accompanies the volume. Further updates are to be expected at intervals of three years

El legado del reino visigodo de Toledo

(Quintanilla de las viñas)

Por espacio de dos siglos, el reino visigodo de España se convirtió en el más importante foco cultural y artístico del Occidente europeo.

La herencia hispanogoda se deja sentir en campos tan diversos como el arte y arquitectura, la liturgia, la teología o la teoría política.

Elementos como el arco de herradura, ritos como la unción real o dogmas como el “Filioque” son aportaciones de la España visigoda a la cultura medieval.

Para entender la importancia de este legado cultural baste decir que <Las Etimologías> de san Isidoro, un compendio de todos los saberes de la Antigüedad, fueron la base de la educación durante toda la Edad Media.

(Panel en la iglesia de Melque, Toledo)

El ministro extraordinario de la Comunión

Son ministros ordinarios de la sagrada comunión:
el Obispo, el presbítero y el diácono.
Es ministro extraordinario de la sagrada comunión
el acólito, o también otro fiel designado.

Para este servicio se requiere formación.
Es evidente que, si cualquier otro ministerio,
como el de proclamar las lecturas
o dirigir el canto o la oración de los fieles,
requiere la capacitación necesaria para ejercerlo con dignidad,
el de distribuir la Comunión lo exige aún más.

El que se encargue a algunos laicos
la distribución de la Comunión
-con el Pan consagrado
o con el cáliz de la Sangre del Señor-
no es una novedad:
hasta el s. VIII hay testimonios de que los laicos recibían,
a veces, la misión de llevar la Eucaristía a los enfermos
y encarcelados que no habían podido acudir
a la celebración de la comunidad.