Un buen plan cuaresmal

Moisés con el madero mostrando la serpiente (IV dom.)

***

¿Estás de mal humor? Ríe si te es posible
¿Estás tentado a la ira? Por el amor de Jesús, sé muy manso y amable.
¿Te encuentras a punto de mostrar mala voluntad a alguien? Manifiesta una gran bondad.
¿Tal vez te sientes tentado a calumniar? Di sólo lo que es bueno, o guarda silencio…
¿Hay una oportunidad para una ligera venganza, o para infligir una aguda represalia? Muéstrate educado y complaciente…
¿Todo te cansa e irrita? Persevera en tu ecuanimidad…
Si te sientes inclinado a hablar con dureza, deja que tus palabras sean suaves y cordiales.

Material para/sobre la Cuaresma

Selección de textos: Carlos Pérez Criado

OLM (1981)

  1. En los días que está mandado, a saber, en los domingos y fiestas de precepto, debe hacerse la homilía, la cual no puede omitirse sin causa grave, en todas las Misas que se celebran con asistencia del pueblo, sin excluir las Misas que se celebran en la tarde del día precedente.

También debe haber homilía en las Misas que se celebran para los niños y para grupos particulares.

Se recomienda mucho la predicación de la homilía en las ferias de Adviento, de Cuaresma y del tiempo pascual, en bien de los fieles que participan ordinariamente en la celebración de la Misa; y también en otras fiestas y ocasiones en que el pueblo acude en mayor número a la Iglesia.

Sigue leyendo

Sobre el Santo Sepulcro de Jerusalén (II)

El sábado, 3 de marzo,
en el Aula de Formación de <Gothia>
tendremos una conferencia sobre
<El Santo Sepulcro>
a cargo de la arqueóloga
Dra. Cayetana Johson
en la Basílica de la Concepción
c/ Goya 26 Madrid a las 12 h.

 

Para difundir el evento
se envía OTRA presentación sencilla y útil
que ayudará a comprender
las vicisitudes
del Gólgota hasta nuestros días.

 

Miércoles de Ceniza: conversión hacia el Evangelio

“Que rubrique la ceniza de hoy
la firma decidida de mi humildad
la vocación firme de mi austeridad
la salud de mi reciedumbre
la voluntad de mi despojamiento.
Que el polvo me recuerde
lo que soy
y me trace el camino que ha de ser.
Que aprenda a ser en la entrega.
Que me consuma,
-como la rama de laurel que fue
el polvo que marca mi frente-
en el fuego del servicio y del Amor.”

Gerardo Díaz Quirós