Renuevo o Raíz del tronco de Jesé

es el título mesiánico del día 19 de diciembre

Oh Renuevo del tronco de Jesé,
que te alzas como un signo para los pueblos;
ante quien los reyes enmudecen,
y cuyo auxilio imploran las naciones:
ven a librarnos, no tardes más.

“Brotará un retoño del tronco de Jesé y un vástago de sus raíces dará fruto” (Isaías 11, 1 cf. Jeremías 23, 5). “Las naciones acudirán a la raíz de Jesé, que estará puesta como signo para los pueblos y cuyo auxilio imploran las naciones” (Isaías 11, 10 cf. Mateo 12, 21; Romanos 15, 12).

El Evangelio de Mateo presenta el cumplimiento de las profecías mesiánicas entroncando a Jesús con la genealogía del rey David, hijo de Jesé (cf. Mateo 1, 1; Miqueas 5, 2).  Jesús, “el León de Judá, de la Raíz de David” (Apocalipsis 5, 5), será el signo “presentado ante todos los pueblos: Luz para alumbrar a las naciones” (Lucas 2, 32). Él será alzado, de igual manera como fue levantado el signo de la serpiente en el desierto (Juan 3, 14), para atraer a todos hacia sí (Juan 12, 32).

Como revelación personal, Jesús dice de sí mismo: “Yo soy el renuevo y la descendencia de David, el lucero resplandeciente de la mañana” (Apocalipsis 22, 16).

Este misterio de grandeza y poder del Siervo de Dios provoca admiración: “El asombrará a muchas naciones, los reyes cerrarán la boca ante El; porque lo que no les habían contado verán, y lo que no habían oído entenderán” (52, 15 cf. Job 29, 9s). Pero, es un misterio que exige silencio para ser penetrado (cf. Zacarías 2, 13).

En la anunciación María escuchó que su hijo, el grande e Hijo del Altísimo, sería el heredero del “trono de su padre David” (cf. Lucas 2, 32); en su vida pública fue reconocido como “Hijo de David” (Mateo 12, 23); nosotros, esperando su liberación, pedimos el espíritu de consejo para reconocer los signos de los tiempos y trabajar para que todas las personas del mundo confíen en Él (cf. Mateo 12, 21; Romanos 15, 12; Isaías 11, 10).

5 pensamientos en “Renuevo o Raíz del tronco de Jesé

  1. Solo queda callar ante los “misterios” de esta catequesis y reflexión de los poemas-antífonas Oh.
    “Es un misterio que exige silencio para ser penetrado (cf. Zacarías 2, 13)”. Zacarías quedó mudo. y luego habló con certeza.
    Que contraste, aun estando y encabezando las jornadas O, los textos super marianos litúrgicos de la misa mozárabe de anoche ,Expectación de María, casi barrocos y minuciosamente descriptivos, con la directa y central cristología de las Antífonas O. Todo un panorama, un recorrido ontológico de salvación.

    Ayer, fieles al encuentro semanal que da sentido a Gothia comunidad, hubo solemnidad y ternura en la celebración última del año. Y por contraste sonó la flauta, cantiga de Santa María era lo propio, rompiendo la sobriedad del otoño de duelo, autoimpuesto por ausencias por salud (oración y silencio). Esto último es cuestión personal, no comunitaria. Compromiso de asistencia sobria.

    Hoy me uno a pedir “espíritu de consejo” y preguntar… de que se trata.
    Gracias

  2. Buenos días,

    De música no entiendo, aunque un hijo aprendió a tocar la cantiga en la flauta. Por si es útil a Eduardo se me ocurre lo siguiente:

    Silencio de Zacarías, sacerdote y padre de San Juan Bautista, estaría en:
    ‘Te quedarás mudo, sin poder hablar hasta el día en que sucedan estas cosas, por no haber creído en mis palabras, que se cumplirán a su debido tiempo».’ (Lucas 1, 20).

    La cita propuesta por adm. corresponde al Zacarías profeta:
    ‘¡Sí, yo levanto mi mano contra ellos, y serán despojados por sus mismos esclavos! ¡Así ustedes sabrán que me ha enviado el Señor de los ejércitos!’ (Zac 2, 13).

    Pocos versículos después, hay una alusión al silencio ordenado:
    ‘¡Que callen todos los hombres delante del Señor, porque él surge de su santa Morada!’ (Zac 2, 17).

    Además, me han propuesto rezar por salud de adm.; intento no preguntar.

    Feliz Navidad y gracias a todos los cristianos de Gothia.

  3. Dios me perdone la alegría del atrevimiento, por volver a romper el silencio escrito, para hacerme eco de otro San Juan (De la Cruz) por si ‘allana’ algún camino del Señor-Palabra:

    “Enseña el Santo Padre San Juan de la Cruz (Dichos de luz y amor) “Una palabra habló el Padre, que fue su Hijo, y ésta habla siempre en eterno silencio, y en silencio ha de ser oída del alma”.
    Canta el salmista “Guardaré mis caminos, sin pecar con mi lengua, pondré un freno en mi boca, mientras esté ante mí el impío. Enmudecí, quedé en silencio y calma”. Comenta San Juan de la Cruz de este salmo; “Esto dice, porque le parecía que los bienes de su alma estaban tan acabados, que no solamente no había ni hallaba lenguaje de ellos, más acerca de los ajenos también enmudeció con el dolor del conocimiento de su miseria.” (N 12, 8)”
    http://www.caminando-con-jesus.org/CARMELITA/juandelac/SILENCIO.htm

    ‘¡Alégrense!’ tiene 26 citas bíblicas: desde Is 66, 10, hasta Ap 18, 20.

    Señor, te pido egoístamente salud para todos los sacerdotes que rompen el silencio para iluminarnos con Tu Palabra, porque Tú dijiste:
    ‘No ruego solamente por ellos, sino también por los que, gracias a su palabra, creerán en mí.’ (Juan 17, 20)
    Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *