Dies Domini, Dies Ecclesiae

Formación sobre el domingo

 

 

Hoy, domingo XXIX durante el año, presentamos el misterio del domingo como el día de la Iglesia. El tema de esta presentación ayuda a profundizar lo que supone para el cristiano la existencia del domingo, la celebración semanal y de qué manera le afecta en su vida, su vida cotidiana.
Este video pertenece al Aula de formación de Acción Católica General de Madrid, del mes de marzo de 2020. Impartidas por el consiliario diocesano de ACG de Madrid, P. Diego Figueroa Soler.

 

Sigue leyendo

Mañana es el DOMUND

 

 

“Aquí estoy, mándame”.

“En este año, marcado por los sufrimientos y desafíos causados por la pandemia del COVID-19, este camino misionero de toda la Iglesia continúa a la luz de la palabra que encontramos en el relato de la vocación del profeta Isaías: «Aquí estoy, mándame» (Is 6,8). Es la respuesta siempre nueva a la pregunta del Señor: «¿A quién enviaré?» (ibíd.).

La misión es una respuesta libre y consciente a la llamada de Dios, pero podemos percibirla sólo cuando vivimos una relación personal de amor con Jesús vivo en su Iglesia. Preguntémonos:

Sigue leyendo

No hay enfermos “incuidables”,
aunque sean incurables 


“Lo propio de la medicina es curar, pero también cuidar, aliviar y consolar sobre todo al final de esta vida.

La medicina paliativa se propone humanizar el proceso de la muerte y acompañar hasta el final.

No hay enfermos “incuidables”, aunque sean incurables.

Abogamos, pues, por una adecuada legislación de los cuidados paliativos que responda a las necesidades actuales que no están plenamente atendidas.

La fragilidad que estamos experimentando durante este tiempo constituye una oportunidad para reflexionar sobre el significado de la vida, el cuidado fraterno y el sentido del sufrimiento y de la muerte.”  

 

De la Conferencia de Obispos de España

 

<Benedictio hispana>
en este domingo XXVIII

 

Orando por todos los enfermos:
Que os bendiga y tenga misericordia de vosotros 
nuestro Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo y Rey eterno. 
R/.Amén. 
Que envíe a su santo ángel, 
para que guarde vuestros cuerpos y vuestras almas. 
R/.Amén. 
Permanezca con vosotros la paz de nuestro Señor Jesucristo,  
para que procedáis en la luz de la paz 
y seáis contados en el número de los santos. 
R/.Amén. 
Por tu misericordia, Dios nuestro, 
que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, 
por los siglos de los siglos. 
R/.Amén. 

 ***

Sigue leyendo

Responsorio mariano

 

 R. Paloma mía, que anidas en los huecos de la peña,  
en las grietas del barranco, déjame ver tu figura.  
* Déjame escuchar tu voz, permíteme ver tu rostro,  
porque es muy dulce tu hablar y gracioso tu semblante.  
V. Y una gran señal apareció en el cielo:  
una Mujer, vestida del sol,  
y una corona de doce estrellas sobre su cabeza.  
R. Déjame escuchar tu voz, permíteme ver tu rostro,  
porque es muy dulce tu hablar y gracioso tu semblante. 

(Ct 2, 14; Ap 12, 1 )

***

 

Sigue leyendo

Elementos fundamentales del Domingo

M. Lawrence, <Cristo, Luz verdadera>

 

  1. Es el día de la Resurrección y del encuentro con el Kyrios.
  2. Es el día memorial de reunión de la comunidad.
  3. Como fiesta primordial es un día de tiempo libre (descanso) para uno, para los demás y para la creación.
  4. Conmemora el primer día de la creación y celebra el primer día de la nueva creación.
  5. Su virtud se comunica en la Iniciación Xtna.: Bautismo, efusión del Espíritu y Eucaristía.
  6. Día eclesial de la escucha de la Palabra y de la Eucaristía.
  7. Día sacramental (septenario: Confirmación, Unción, etc.).
  8. Momento para expresar la reconciliación especialmente con los pobres (día de la caridad).
  9. Es un día de alegría cristiana.
  10. Anticipa la vida eterna como anticipación de la Pascua eterna (octava dies).

***

 

En este domingo XXVII del tiempo durante el año celebramos al diácono san Francisco de Asís.
***

 

Propuesta de lectura bíblica para la semana:
Libro del Eclesiástico (Sirácida)

 

 

Domingo XXIII durante el año

Capitel de la catedral de Tudela: Dios creando los cielos y los mares

Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor:
«No endurezcáis vuestro corazón» 
(cf. Sal 94)

***

Domingo: día de la Eucaristía

«V. Reconoced en el pan al mismo que pendió en la cruz; reconoced en el cáliz la sangre que brotó de su costado. Tomad, pues, y comed el cuerpo de Cristo; tomad y bebed su sangre. Sois ya miembros de Cristo.

R. Comed el vínculo que os mantiene unidos, no sea que os disgreguéis; bebed el precio de vuestra redención, no sea que os despreciéis»

 

 

El Oficio Divino
o la Liturgia de las Horas

Moisés ante la Zarza de la Palabra divina (Alba, Rumanía)

Por la epidemia de Covid
muchos ancianos
-en nuestras comunidades-
no ven prudente frecuentar las reuniones.

Es un momento oportuno para recordar
lo que enseña la Iglesia:

«Los fieles que celebran la Liturgia de las Horas  
se unen a Cristo, nuestro Sumo Sacerdote,  
por la oración de los salmos, 
la meditación de la Palabra de Dios,  
de los cánticos y de las bendiciones,  
a fin de ser asociados a su oración incesante y universal  
que da gloria al Padre e implora el don del Espíritu Santo  
sobre el mundo entero.» 

 Catecismo de la Iglesia Católica n. 1196 

***

Hoy es la fiesta del Profeta Moisés (s. XIII a.C.)

***

Hoy viernes, día de penitencia, el Papa nos propone
una jornada de oración y ayuno en favor de el Líbano.

Cánticos evangélicos
en la Liturgia de las Horas

 
En el Oficio de las Horas del Rito Romano,
“con gran honor, introducido por el signo de la cruz,
se entona el cántico evangélico de la bienaventurada Virgen María
(cf. Lc 1, 46-55).

 

Ya atestiguado por la Regla de san Benito (cap. 12 y 17),
conocemos el uso de cantar en las Laudes el Benedictus 
y en las Vísperas el Magníficat,
«que la Iglesia romana ha empleado y ha popularizado a lo largo de los siglos»
(OGLH, 50).

 

«En efecto, estos cánticos son ejemplares
para expresar el sentido de alabanza y de acción de gracias a Dios
por el don de la redención”
(san Juan Pablo II).  

 

Sigue leyendo

Pinceladas sobre el Oficio vespertino 

Lámpara en Priesca (Asturias).

 

Gracias a numerosos testimonios sabemos que, a partir del siglo IV, las Laudes y las Vísperas ya son una institución estable en todas las grandes Iglesias orientales y occidentales. Así lo testimonia, por ejemplo, san Ambrosio 

«Como cada día, yendo a la iglesia o dedicándonos a la oración en casa, comenzamos desde Dios y en él concluimos, así también el día entero de nuestra vida en la tierra y el curso de cada jornada ha de tener siempre principio en él y terminar en él» (De Abraham, II, 5, 22).

Así como las Laudes se colocan al amanecer, las Vísperas se sitúan hacia el ocaso, a la hora en que, en el templo de Jerusalén, se ofrecía el holocausto con el incienso. A aquella hora Jesús, después de su muerte en la cruz, reposaba en el sepulcro, habiéndose entregado a sí mismo al Padre por la salvación del mundo.

Las diversas Iglesias, siguiendo sus tradiciones respectivas, han organizado el Oficio divino o Liturgia de las Horas según sus propios Ritos.  

Sigue leyendo