Domingo veraniego:
XX del tiempo durante el año

HOY rezamos con el salmo 40:2-4, 18
En Yahveh puse toda mi esperanza, él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor.

***
Tiempos de ahorro de agua.-
Cierra el grifo mientras te enjabonas las manos, te lavas los dientes o te afeitas.
Instala sistemas economizadores de agua en los grifos,
que puedes adquirir en las ferreterías y repara los grifos
o llaves de agua si detectas goteos o fugas.

Cierra levemente la llave de paso de la vivienda:
no apreciarás la diferencia y ahorrarás una gran cantidad de agua diariamente.

***

Sigue leyendo

El Rito hispano-visigótico-mozárabe en Portugal.

Alguna bibliografía en portugués
Persecución en Nigeria

La historia de los mozárabes en el área portuguesa ha generado una estimable bibliografía en las últimas décadas, que ha buscado diferenciar y caracterizar escenarios, etapas, protagonistas y criterios de actuación. Estudiosos locales como María de Lurdes Rosa, Paulo Almeida Fernandes, Pedro Picoito, Mário de Gouveia, a quienes se suman los franceses Cyrille Aillet o Jean-Pierre Molénat, se han centrado en los núcleos de Coímbra y Lisboa, atendiendo a las relaciones de sus respectivas comunidades mozárabes con los conquistadores y a la imposición del ideario reformador gregoriano.

[…] hasta el año 1116 la ciudad del Mondego fue escenario de un proceso de resistencia frente al Rito romano.

En cuanto a Lisboa, los historiadores coinciden en señalar que los ejércitos cristianos se encontraron también con una importante comunidad mozárabe.

Solo una semana después de la conquista [de Lisboa en 1147] el rey Alfonso Enríquez nombraba obispo al anglo-normando Gilberto de Hastings e instalaba la catedral en el espacio de la mezquita aljama. Quedaba así descartada cualquier posibilidad de relevo para un prelado mozárabe, marginando incluso la sede existente situada, quizás, en Santa María de Alcamim. Ya en 1150 la mayor parte de las treinta y una canonjías del cabildo se había asignado a clérigos compatriotas del obispo [todos ingleses de Rito franco-romano].

De hecho, después de 1147 la comunidad mozárabe dejó de tener sus autoridades, los santos patronos de sus templos fueron sustituidos por otros ligados a la religiosidad patrocinada por Cluny y se prohibió su liturgia, extinguiéndose su clero”.

(J.P. Rubio Sadia) 

Sigue leyendo

Triduo de la Asunción

Los textos de la oración cristiana, la liturgia,
ya «en la Concepción sin mancha de la Virgen, reconocen el inicio de la Iglesia, Esposa sin mancilla de Cristo;
en la Asunción reconocen el principio ya cumplido y la imagen de aquello que,
para toda la Iglesia, debe todavía cumplirse;
en el misterio de la Maternidad la proclaman Madre de la Cabeza y de los miembros:
Santa Madre de Dios y Madre de la Iglesia
(Marialis Cultus, 11)

***

***
Formación sobre la mozarabía:
El islam y la resistencia cristiana

Sigue leyendo

Reflexión tranquila en el verano…


1. Toma tiempo para ti y haz revisión de vida.

2. ¿Cómo ha sido mi vida hasta ahora?

3. ¿De qué lado estoy? ¿Del de aquellos que están bien en la vida, o del lado de los que tienen alguna necesidad, de los que necesitan una palabra de consuelo, de quien es pobre y sufre?

4. ¿Cuál es mi opción fundamental? ¿Ser feliz por todos los medios? ¿Acumular bienes materiales? ¿Conseguir “estatus” social? ¿O ser bueno, comprensivo, dispuesto a ayudar y apoyar a quienes están en peor situación?

5. ¿Puedo tolerar los límites de los demás, a los aburridos, controlarme para no responder a las tonterías que escucho? ¿Puedo dejarlo pasar?

6. ¿Puedo perdonar de verdad, pasar página y no ser rehén de resentimientos y malos juicios?

7. ¿Puedo encontrar las palabras correctas cuando tengo que decir algunas verdades y llamar la atención sobre los errores o equivocaciones de otros que están relacionados conmigo? ¿O van directamente, agresivamente, humillando a la persona?

Sigue leyendo

San Lorenzo, diác.


El santo diácono es celebrado en la liturgia hispano-mozárabe
(p. e. calendario mozárabe de Córdoba, Calendario de Silos 3, et.)

***

Hoy recordamos a san Lorenzo
con esta magnífica catequesis del Hispalense
sobre los diáconos:

<El orden de los diáconos dio comienzo en la tribu de Leví. Mandó el Señor a Moisés que, después de la ordenación de Aarón como sacerdote y de sus hijos, de nuevo estableció que la tribu de Leví fuera elegida para el ministerio del culto divino y se consagrasen al Señor en sustitución de todos los primogénitos, y que sirviesen en el tabernáculo de dios en nombre de Israel, ante Aarón y sus hijos, vigilando en el templo día y noche que fuesen ellos los portadores del arca, del tabernáculo y de todos los vasos sagrados, que levantasen su campamento en torno al tabernáculo, que, en el traslado del tabernáculo, fuesen ellos los que lo desmontasen y de nuevo lo montasen (Núm. 3, 5-26).

Desde los veinticinco años arriba (Núm. 8, 24), se les manda servir en el tabernáculo, y tal regla la institucionalizaron los Santos Padres, apoyados en el Nuevo Testamento. En el Evangelio, cuando comenzaron, nos dicen esto los Hechos de los Apóstoles: <Los Doce Apóstoles convocaron la muchedumbre de los discípulos y dijeron: No es aceptable que abandonemos nosotros la predicación de la palabra de Dios y nos dediquemos a servir las mesas. ¿Qué os parece, hermanos? Escoged entre vosotros a siete varones de buena reputación, llenos del espíritu de sabiduría, a quienes encargaremos esta misión. Nosotros nos entregaremos a la oración y a la predicación de la palabra, y pareció bien a la asamblea la propuesta y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe y Prócoro, Nicanor, Timón, Pármenas y a Nicolás, prosélito antioqueno. Los siete comparecieron ante los Apóstoles, y después de orar, les impusieron las manos. Crecía la palabra de Dios y se multiplicaba el número de los creyentes> (Act. 6,2-7).

Sigue leyendo

La fuerza de la Cruz:
rezando en agosto…

En la víspera del martirio de Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein)
una oración de Rahner; extracto de un artículo titulado:
«La presencia de la agonía de Jesús en nosotros»:

“Mis auténticas horas santas son las horas en que los afanes del cuerpo y del alma me pesan hasta aplastarme, las horas en que Dios me ofrece el cáliz de la amargura, las horas en que lloro mis pecados, las horas en que grito a tu Padre, Jesús, sin que aparentemente me escuche, las horas en que la fe se convierte en una tortura, la esperanza parece convertirse en desesperación, el amor parece estar muerto en mi corazón. Estas son las verdaderas horas santas de mi vida: las horas en que la gracia atrae misteriosamente a mi corazón hacia tu angustia en Getsemaní. Pero cuando estas horas se hagan más densas sobre mí, entonces ¡ten piedad de mí, Señor!

Cuando la angustia de tu Getsemaní se abata sobre mí, quédate cerca de mí. Dame la gracia de reconocer en ella tus horas santas, las de tu vida, las de Getsemaní. Hazme comprender entonces que ellas, en definitiva, no caen sobre mí como un ciego azar, por maldad humana o por un trágico destino, sino que son en cambio una gracia: la gracia de compartir tu suerte en el Monte de los Olivos.

Concédeme la gracia de decir: Sí. Sí a lo más amargo que existe, sí a todo, porque en tales horas todo, incluso las consecuencias de mis culpas, es querido por el Eterno Amor -bendito sea eternamente. Concédeme entonces la gracia de rezar, incluso si el cielo parece negro y cerrado, incluso si me sepulta el mortal silencio de Dios, incluso si todas las estrellas de mi vida están apagadas, incluso si la fe y la caridad parecen muertas en mi corazón, incluso si mis labios balbucean fórmulas de oración que resuenan como mentiras en mi corazón destrozado. Que la fría desesperación que quiere dar muerte a mi corazón, por tu gracia sea aún una oración, una confesión de tu amor. Que la impotencia paralizante de un alma en agonía, de un alma que ya no tiene nada a lo que agarrarse, sea aún un grito que sube hacia tu Padre. En ese momento -te lo digo aquí, arrodillado ante ti-, que todo se abisme y sea recubierto por tu agonía en el Monte de los Olivos.

Sigue leyendo

Domingo XIX del tiempo durante el año


<Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas>

Las oraciones vespertinas hispanas
inician con la oblación de la luz ante el altar
por parte del diácono.
Presentando la luz al altar, dice:
En el nombre de nuestro Señor Jesucristo:
Luz y Paz. La comunidad responde:
Demos gracias a Dios.

***

Hoy, domingo, podemos recordar a santo Domingo de Guzmán, «un hombre que vive con alegría en la mesa en comunión con sus hermanos, reunidos en la misma vocación de predicar la Palabra de Dios».
Nació en Caleruega (Burgos) en 1170; profesor del Estudio General de Palencia y, luego, canónigo regular en la Catedral de Osma (Soria).
Para remediar los males que la ignorancia religiosa producía en la sociedad, en 1215 establece en Tolosa (Francia) la primera casa de su Orden de Predicadores. Tres años más tarde lo encontramos en Madrid estableciendo una comunidad.

Sigue leyendo

Transfiguración del Señor

Meditación sobre el misterio de la Transfiguración del P. Cantalamessa:

El segundo domingo de Cuaresma siempre se lee el episodio de la Transfiguración como preparación a la Pascua.
En Armenia y Siria esta fiesta o misterio luminoso se celebraba ya en el s. IV y V, respectivamente.
En Bizancio en torno al año 900.
En este mismo siglo X, la fiesta cristofánica aparece en España en el Martirologio de Vich.
El Papa Celestino III la introduce en el calendario general como recuerdo de la victoria sobre los otomanos del 22 julio 1456: batalla de Belgrado (Serbia) que «decidió el destino de la Cristiandad».
Una costumbre del día 6 de agosto era la bendición de las uvas (benedictio uvarum).

LECTURA: Marcos 9, 1-8 y par.

Hoy los antiguos calendarios hispanos
celebraron a los santos madrileños Justo y Pastor de Alcalá.
Huesca, Getafe y Madrid los recuerdan mañana.

Sigue leyendo

La Dedicación de la Basílica de Santa María, en Roma // Los Santos Justo y Pastor en Alcalá

Oramos con los ojos:
María y Tomás,
el ángel que eleva a María,
el sepulcro que huele a rosas…
Un lenguaje poético para explicar el misterio que vamos a celebrar.
***
En Oriente, hay Doce Grandes Fiestas a lo largo del año de la iglesia, sin contar Pascua, que está por encima de los demás días festivos. Estas son fiestas que celebran grandes eventos históricos en las vidas de Jesucristo o su Madre.
Tres están en el ciclo pascual:
Domingo de Ramos (el domingo antes de Pascua)
Ascensión (cuarenta días después)
Pentecostés (cincuenta días después)

Las otras grandes fiestas están en el ciclo fijo
(según los calendarios juliano y gregoriano):

Natividad de Theotokos – 21 de septiembre (8 de septiembre)
Elevación de la Santa Cruz – 27 de septiembre (14 de septiembre)
Presentación de Theotokos – 4 de diciembre (21 de noviembre)
Natividad del Señor – 7 de enero (25 de diciembre)
Teofanía del Señor – 19 de enero (6 de enero)
Presentación del Señor – 15 de febrero (2 de febrero)
Anunciación – 7 de abril (25 de marzo)
Transfiguración – 19 de agosto (6 de agosto)
Dormición de Theotokos – 28 de agosto (15 de agosto).

Sigue leyendo