Orando en la espera pentecostal

Eterno Hijo de Dios,
que por nosotros aceptaste la muerte de cruz
y, al tercer día, resucitaste vivo de entre los muertos,
acepta esta oración pascual que hoy te presentamos:
que la victoria de tu resurrección,
obtenga para los vivientes la muerte de los vicios
y, en los difuntos, evite el castigo merecido.

R/. Amén.

Cfr. Oración Post nomina del tiempo pascual

La huella de la fe

Hemos recibido la fe para transmitirla a los demás…
Y debemos dar un fruto que permanezca.
Todos los hombres quieren dejar una huella que permanezca.
Pero ¿qué permanece?
El dinero, no.
Tampoco los edificios; los libros, tampoco.
Después de cierto tiempo, más o menos largo,
todas estas cosas desaparecen.
Lo único que permanece eternamente es el alma humana,
el hombre creado por Dios para la eternidad.
Por tanto, el fruto que permanece
es todo lo que hemos sembrado en las almas humanas:
el amor, el conocimiento;
el gesto capaz de tocar el corazón;
la palabra que abre el alma a la alegría del Señor.
Así pues, vayamos y pidamos al Señor que nos ayude a dar fruto,
un fruto que permanezca.
Sólo así la tierra se transforma de valle de lágrimas en jardín de Dios.

Card. J. Ratzinger

Oramos con la liturgia hispana

Oramos con la liturgia hispana

Los dones sobre el altar – esperando la efusión del Espíritu- cubiertos con un velo.

Dedica hoy un rato para elevar esta plegaria:

<<A fin de obtener la misericordia del Señor,
oremos con todo nuestro espíritu,
y presentemos a Dios, por quien queremos ser escuchados,
los sentimientos y deseos unánimes de nuestra comunidad;
que la Iglesia católica,
cual madre de nuestros intereses y esfuerzos,
acoja en su amor los propósitos de todos,
para dispensar a todos los bienes anhelados.

Sigue leyendo

Orar en la Cincuentena Pascual


Por ti, Señor, y con motivo de tu resurrección,
entonamos nuestros cantos de alabanza;
te pedimos que,
así como te dignaste aceptar la muerte
y resucitar al tercer día,
por nosotros, pecadores,
nos concedas ser perdonados de todas nuestra culpas.
R/. Amén.
(Oratio Alia, Pascua)

Bendición mozárabe

Bendición de la liturgia hispana

La bendición del Señor os acompañe en todo lugar
y os mantenga siempre unidos a él.R/. Amén.

Que os salve con su bendición
aquél que se ha dignado crearos con su poder. R/. Amén.

Que él os permita vivir de tal manera
que os haga coherederos de los méritos de los santos. R/. Amén.

Por la misericordia del mismo Dios nuestro,
que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.