San Isidoro y los diáconos

 

Hoy recordamos a san Lorenzo
con esta magnífica catequesis del Hispalense
sobre los diáconos:

<El orden de los diáconos dio comienzo en la tribu de Leví. Mandó el Señor a Moisés que, después de la ordenación de Aarón como sacerdote y de sus hijos, de nuevo estableció que la tribu de Leví fuera elegida para el ministerio del culto divino y se consagrasen al Señor en sustitución de todos los primogénitos, y que sirviesen en el tabernáculo de dios en nombre de Israel, ante Aarón y sus hijos, vigilando en el templo día y noche que fuesen ellos los portadores del arca, del tabernáculo y de todos los vasos sagrados, que levantasen su campamento en torno al tabernáculo, que, en el traslado del tabernáculo, fuesen ellos los que lo desmontasen y de nuevo lo montasen (Núm. 3, 5-26).

Desde los veinticinco años arriba (Núm. 8, 24), se les manda servir en el tabernáculo, y tal regla la institucionalizaron los Santos Padres, apoyados en el Nuevo Testamento. En el Evangelio, cuando comenzaron, nos dicen esto los Hechos de los Apóstoles: <Los Doce Apóstoles convocaron la muchedumbre de los discípulos y dijeron: No es aceptable que abandonemos nosotros la predicación de la palabra de Dios y nos dediquemos a servir las mesas. ¿Qué os parece, hermanos? Escoged entre vosotros a siete varones de buena reputación, llenos del espíritu de sabiduría, a quienes encargaremos esta misión. Nosotros nos entregaremos a la oración y a la predicación de la palabra, y pareció bien a la asamblea la propuesta y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe y Prócoro, Nicanor, Timón, Pármenas y a Nicolás, prosélito antioqueno. Los siete comparecieron ante los Apóstoles, y después de orar, les impusieron las manos. Crecía la palabra de Dios y se multiplicaba el número de los creyentes> (Act. 6,2-7).

Desde entonces decretaron los Apóstoles, o los sucesores de los Apóstoles, que sirviesen en todas las iglesias siete diáconos, constituidos en grado superior al resto, cerca del ara de Cristo, como columnas del altar. Y, no sin cierto misterio, fueron elegidos en número de siete. Son éstos de los que habla el Apocalipsis como de siete ángeles que tocan trompetas. Son los siete candelabros de oro. Sus voces como truenos. Éstos son los que con voz sonora, a manera de pregoneros, avisan a todos los asistentes, ya sea paraorar, ya para arrodillarse, o para cantar, o para que atiendan a las lecturas. Ellos son los que anuncian que levantemos los oídos a Dios, y además, evangelizan. Sin ellos, el sacerdote goza del nombre, pero no de la función.

Porque así como la consagración es propia del sacerdote, es oficio del diácono la distribución de la comunión. Al sacerdote se le encomienda orar, al diácono cantar. Aquél consagra las ofrendas, éste las distribuye consagradas. A los propios sacerdotes, para que no se engrían, no se les permite alzar el cáliz en la mesa del Señor, si antes no se lo ha ofrecido el diácono. Los levitas traen las ofrendas al altar, ellos preparan la mesa del Señor, los levitas cierran el arca del Testamento. No todos se dan cuenta de los grandes misterios que deben ocultar los levitas, para que no se contemple lo que no deba contemplarse, y se lleve lo que no deba estar en manos privadas. Asisten al altar vestidos con blancas vestiduras, para darles a entender que deben llevar una vida celestial y cándidos e inmaculados se acerquen a las hostias consagradas, limpios de cuerpo e impolutos en la castidad.

Tales ministros merece el Señor… como a los obispos, también a los diáconos, antes de la ordenación, compruébese si son dignos de encomendarles el ministerio>.

(D.E.O. VIII). De la obra “Los Oficios Eclesiásticos” escrita a inicios del S. VII.

4 comentarios en “San Isidoro y los diáconos

  1. Justo estaba en el cap 7 de Hechos en prolongación de Ev. de Lucas y menuda catequesis sobre Moises y los logros del pueblo judío…incircuncisos de oídos, da Esteban antes de tener su visión celestial que le lleva al martirio.

    Levitas, diáconos. Isidoro didacta y refinado cálamo.

    • Muchas gracias.
      Los ministros ordenados, por condición primera tienen el servicio, ya sean obispos, sacerdotes o diáconos.
      El diácono, sirve al altar, a la Palabra y a la caridad, lo que le integra de manera importante en el amplio campo de la pastoral eclesial, siempre bajo la autoridad del obispo, o del sacerdote por delegación de aquél.
      La espiritualidad del Rito mozárabe fue lo que me llevó a acercarme a él, y participar en sus celebraciones litúrgicas, amén de los encuentros fraternales vividos en ese entorno.
      Un saludo para todos los que seguís manteniendo esta espiritualidad. Sed fuertes¡. Que Dios os bendiga. Lorenzo, diác.

  2. Fascinante la historia de los diáconos desde tiempos de Aaron. Y aún hoy, hacen muchas de las cosas descritas en la Biblia. Los Ministros «que merece el Señor» si son encontrados dignos. La figura de diácono permanente no la conoce todo el mundo. Gothia tiene la suerte de tener a varios de estos servidores entre sus miembros y allegados. Concretamente el que figura en la foto de este artículo y cuyo santo se acaba de celebrar.
    Enhorabuena a todos y gracias por lo que haceis.

Responder a Adelain Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *