Cuaresma… Cuarenta…

Con este texto san Isidoro comienza su catequesis
sobre los diversos tipos de ayuno.
Además, de la Cuaresma, el santo hispalense
habla de los ayunos de las témporas
(del latín quattuor anni tempora, cuatro veces al año),
ayuno que, vinculado con el comienzo
de las cuatro estaciones del año
«se tornará en gozo y regocijo
y en festivas solemnidades» (Zacarías 8,19).

 

En efecto, la ley divina insta a todos los fieles cristianos
a la penitencia.
La Iglesia, según sus diversas tradiciones,
ha fijado unos días penitenciales,
dedicados a la oración, obras de piedad y de caridad,
aceptación de la cruz, negación de uno mismo
y cumplimiento con mayor fidelidad de las propias obligaciones;
y observando -según los días-
el ayuno y la abstinencia.
Los  viernes de todo el año
y la Cuaresma son los tiempos principales
en la Iglesia universal.

José, príncipe de Egipto,
vendido por sus hermanos

 

Un pensamiento en “Cuaresma… Cuarenta…

  1. Ayuno y abstinencia con sentido religioso.. Que temas tan alejados del agitado mundo de hoy.

    Y lo digo por el “extraño” concierto interreligioso que canté con mis colegas, judío y musulmán, (repertorio hispanojudío medieval con cantos de sabat, etc) en el altar mayor de la catedral de la Almudena de Madrid. Había otros dos grupos: coro cristiano, grupo devocional musulmán con derviche giróvago que produjo asombro en el también extraño público. Gente habitual con medallas, Cabildo, diplomáticos, militares, melómanos y curioaos. Convocaba Asoc turca ArcoForum por la sostenibilidad, fomento de cercanía interreligiosa, y Unesco, Archidiócesis, La Salle, etc
    No faltó grupo de ultraderecha que intentó boicotear el acto por profanar el templo. Había muchos policías que lo controlaron. Otros acusaban el acto de masonería…

    Me sentí raro con todo ello, y aunque desde el cabildo elogiaran la escucha de arcanos cantos y oraciones judías, y mucho aplauso, el acto estaba teñido de dobles intenciones supuestamente buenas, pero politizadas, contra los extremismos y radicalizaciones terroristas. Arte y religioso contenido (supuesto arte) con otras motivaciones en entorno semihostil de gente que visita la catedral y protestas por que se moleste a las misas que hubo minutos antes del concierto.

    Y ahora piensa en ayuno y abstinencia. Que difícil, aunque alguno de nosotros lleve un monje (o monja) en su interior.
    Tan dificil y casi absurdo como Ramadan en el mundo de las gigantescas urbes de hoy.
    Habrá que soñar con los eremitorios que nos enseña Eloy en la web Gothia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *