El Codex Sinaiticus 

Codex Sinaiticus – Experience the oldest Bible

El Codex Sinaiticus es uno de los libros más importantes del mundo.
Escrito hace más de 1600 años, el manuscrito contiene la Biblia cristiana en griego,
incluida la copia completa más antigua del Nuevo Testamento.
Este escrito de mediados del siglo IV, contiene el Nuevo Testamento en el idioma vernáculo original (koiné)
y el Antiguo Testamento en la versión, conocida como la Septuaginta,
que fue adoptada por los primeros cristianos de habla griega.
La Septuaginta griega en el Códice incluye libros que no se encuentran en la Biblia hebrea,
como 2 Esdras, Tobías, Judit, 1 y 4 Macabeos, Sabiduría y Eclesiástico (deuterocanónicos).
Tras el Nuevo Testamento aparecen unos escritos de edificación espiritual:
la Epístola de Bernabé y El Pastor de Hermas.
Mount Sinai Monastery

***
Viajes culturales y peregrinaciones / arte mozárabe:
Índice de fichas de monumentos mozárabes


Arqueta hispanoárabe de san Pedro de Rodas (s. IX); museo de Gerona

***

Sigue leyendo

<Otoño visigodo>


HOY en Mataelpino (Madrid) a las 11:30 h. Conferencia
a cargo de Fernando Colmenarejo (Equipo A de Arqueología).
Nuestro pasado visigodo. El poblamiento altomedieval en la Sierra de Guadarrama.
El acto se inscribe en los actos de <Otoño visigodo>:
OTOÑO VISIGODO EL BOALO, CERCEDA Y MATAELPINO

​Esta tarde a las 20’15 h
en Santa María la Mayor de Alcalá de Henares
Recital de canto hispano, gregoriano y polifonía
<pro nostris defucntis>.

***

Sigue leyendo

Sigue nuestra oración por los difuntos


Documento de la Conferencia Episcopal Española
«Sobre la celebración de las exequias cristianas»:
«Un Dios de vivos» : documento sobre celebración de exequias

¿qué creemos del «más allá»?
¿dónde van nuestros difuntos?
¿qué pasa con los que mueren sin el bautismo?
¿se puede impedir la visita del párroco a casa de un moribundo?

AUDICIÓN:
Requiem æternam det tibi Descanso te dé el Señor

***

Sigue leyendo

2 de noviembre:
orando por los hermanos difuntos


Es costumbre antigua
«encender luces» en las casas
como expresión pascual de fe
en la resurrección de Jesucristo
y en la resurrección de nuestra carne.
En muchas iglesias hoy arde
el cirio pascual
como profesión silenciosa
e iluminadora
de nuestra fe en la resurrección.

Lucernario en la víspera de la fiesta de santa Lucía 2020 (Canillejas, Madrid)

***

Sigue leyendo

El culto a los santos


Una comprensión adecuada de la doctrina de la Iglesia sobre los Santos
sólo es posible dentro del ámbito más amplio de los artículos de la fe
relacionados con dicha doctrina:

– la «Iglesia, una, santa, católica y apostólica», santa por la presencia en ella de «Jesucristo, el cual, con el Padre y el Espíritu Santo es proclamado el solo santo»; por la actuación incesante del Espíritu de santidad; porque está dotada de medios de santificación. La Iglesia, pues, aunque comprende en sí a pecadores, está «ya en la tierra adornada de una verdadera, si bien imperfecta, santidad»; es el «pueblo santo de Dios», cuyos miembros, según el testimonio de las Escrituras son llamados «santos» (cfr. Hech 9.13; 1 Cor 6,1; 16,1).

– La «comunión de los santos», por la que la Iglesia del cielo, la que tiende a la purificación final «en el estado llamado Purgatorio» y la que peregrina sobre la tierra, están en comunión «en la misma caridad de Dios y del prójimo»; de hecho, todos los que son de Cristo, al tener su Espíritu, forman una sola Iglesia y están unidos en Él.

– La doctrina de la única mediación de Cristo (cfr. 1 Tim 2,5), que no excluye otras mediaciones subordinadas, las cuales se realizan y ejercen dentro de la absoluta mediación de Cristo.

Sigue leyendo

El culto a los santos


<Con sus raíces en la Sagrada Escritura (cfr. Hech 7,54-60; Ap 6,9-11; 7,9-17)
y atestiguado con certeza desde la primera mitad del siglo II, el culto de los Santos,
en especial de los mártires, es un hecho eclesial antiquísimo.
La Iglesia, tanto en Oriente como en Occidente, siempre ha venerado a los Santos
y cuando, sobre todo en la época en que surgió el protestantismo,
se pusieron objeciones contra algunos aspectos tradicionales de este culto,
lo ha defendido con ardor,
ha ilustrado sus fundamentos teológicos, así como su relación con la doctrina de la fe,
ha regulado la praxis cultual, tanto en las expresiones litúrgicas como en las populares, y
ha subrayado el valor ejemplar del testimonio de estos insignes discípulos y discípulas
del Señor, para una vida auténticamente cristiana.
La Constitución Sacrosanctum Concilium, en el capítulo dedicado al Año litúrgico,
explica claramente el hecho eclesial y el significado de la veneración de los Santos y Beatos:
«la Iglesia introdujo en el círculo anual el recuerdo de los Mártires y de los demás Santos,
que llegados a la perfección por la multiforme gracia de Dios y habiendo ya alcanzado
la salvación eterna, cantan la perfecta alabanza a Dios en el cielo e interceden por nosotros.
Porque al celebrar el tránsito de los santos de este mundo al cielo,
la Iglesia proclama el misterio pascual cumplido en ellos, que sufrieron
y fueron glorificados con Cristo, propone a los fieles sus ejemplos,
los cuales atraen a todos por Cristo al Padre y por los méritos de los mismos
implora los beneficios divinos»>
(DPPL 208s).


Celebración eucarística del Rito Hispano-mozárabe en Granada (2022).

***

Sigue leyendo

El origen apostólico del Domingo


El grupo de los Apóstoles (Miniatura del Beato de Gerona, 975 c.)

***
Por una tradición apostólica que se remonta al mismo día de la Resurrección de Cristo,
el primer día de la semana, llamado día del Señor o domingo,
la Iglesia celebra el Misterio Pascual.
Por eso el domingo debe considerarse como el día de fiesta primordial.
Dada la importancia del domingo, sólo tienen prioridad, sobre él,
la celebración de las solemnidades y las fiestas del Señor.
Pero los domingos de Adviento, de Cuaresma y Pascua
tienen prioridad sobre todas las fiestas del Señor y sobre todas las solemnidades.
(NUALC 4s).


El árbol de la Vida en un manuscrito mozárabe.
***

Sigue leyendo