El Lagar Místico:
contemplación vespertina

“En todo lagar, una
cosa es el lagarero y otra el racimo pisado.
En cambio, en la Pasión de la Cruz,
tanto el que pisa como el que es pisado es lo mismo.
Cristo pisa, porque se entregó por nosotros;
es pisado como un racimo porque bajo la presión de la cruz
se exprimió de su cuerpo el
vino de su sangre y su espíritu”.

Ya se preguntaba la profecía de Isaías:
“¿Quién es ése que viene de Edom, de Bosra, con las ropas enrojecidas?
¿Quién es ése, vestido de gala, que avanza lleno de fuerza?
¿Por qué están rojos tus vestidos y la túnica como quien pisa en el lagar?
La sangre salpicó mis vestidos y me manché toda la ropa…
(cf. Is 63, 1-6).

 

<<¿Quién es este que viene,
recién atardecido,
cubierto por su sangre
como varón que pisa los racimos?

¡Éste es Cristo, el Señor,
que venció nuestra muerte
con su resurrección!>>

 

Nota bíblica:
La tierra de Edom, citada en la profecía de Isaías, se localiza en las montañas al sur del Mar Muerto, en la frontera meridional de Jordania e Israel, hacia la península arábiga.
En la época de los nabateos Petra se convirtió en capital de la región desplazando a la ciudad de Bosra.