Mañana, Vigilia de Pentecostés

Estemos donde estemos
podemos incorporarnos a alguna de las vigilias
de este Domingo con el que clausuramos
el santo tiempo de la Pascua.
Dios nos ha dado estos Cincuenta días (Pentecostés)
para que tengamos la experiencia del Resucitado.

 

Reza así nuestra antigua liturgia:

 

«La graciosa revelación de tu Santo Espíritu,
que vino a nosotros pasadas las siete semanas
desde la gloriosa resurrección de tu Hijo
muestra que, aunque sea septiforme,
consiste en la suma de todas las virtudes,
concordantes en un solo acto.
Estas son, sin duda,
las siete gradas de tu templo,
por las que se sube al reino de los cielos.
Este es el año quincuagésimo de la indulgencia
que en otro tiempo se predicaba en leyes figurativas.
Este es el fruto de las mieses nuevas,
que hoy se manda ofrecer [en la antigua alianza].
Porque, aunque sea eterno, anterior a los siglos,
para nosotros es nuevo cuando se manifiesta».

Catequesis pascual sobre la Confirmación o Crismación

«como llamaradas de fuego…»

En la Antigua Alianza, los Profetas anunciaron
que el Espíritu del Señor reposaría sobre el Mesías esperado
y sobre todo el pueblo mesiánico.
Toda la vida y la misión de Jesús se desarrollan
en una total comunión con el Espíritu Santo.
Los Apóstoles reciben el Espíritu Santo en Pentecostés
y anuncian «las maravillas de Dios» (Hch 2, 11).
Comunican a los nuevos bautizados,
mediante la imposición de las manos,
el don del mismo Espíritu.
A lo largo de los siglos, la Iglesia ha seguido viviendo del Espíritu
y comunicándolo a sus hijos.

Al segundo sacramento se le llama Confirmación
porque confirma y refuerza la gracia bautismal.
Se llama, también, Crismación,
puesto que un rito esencial de este sacramento
es la unción con el Santo Crisma
(en las Iglesias Orientales, unción con el Santo Myron).

Sigue leyendo

Memoria de san Bonifacio, obispo y mártir. 

 

Este monje del Sur de Inglaterra – de nombre de Winfrid por el bautismo- es el evangelizador de Alemania. En Roma el papa san Gregorio II lo ordenó obispo y dio el sobrenombre de Bonifacio, enviándolo después a Germania para anunciar la fe de Cristo a aquellos pueblos. Rigió la sede de Maguncia (Mainz) y, hacia el final de su vida, al visitar a los frisios en Dokkum, consumó su martirio al ser asesinado por unos paganos. ( 754).

 

En el icono vemos en la «A» de «San» el árbol de Pascuas: la tradición dice que después de talar la encina sagrada de Thor -donde se hacían sacrificios humanos- plantó un abeto en honor de Cristo, el viviente (Ap, 1,18). Catequéticamente presentó a Cristo como el verdadero árbol de la vida (Ap. 2,7). La tradición lo adornó con manzanas (en recuerdo del árbol del paraíso) y velas (luz de Redención).

 

El hecho se sitúa en Geismar (hoy parte de la ciudad de Fritzlar, en el norte de Hesse) en el 723 A.D.
En el icono vemos un libro en su mano izquierda atravesado por la espada: son las obras de san Isidoro de Sevilla que el santo llevaba en sus manos al morir.

 

Misa de Pentecostés

&&&&&&&&
MISA DE PENTECOSTES
Ordo Canticorum:
Introito: SPIRITUS DOMINI. Modo VIII
Kyrie: Misa “Lux et Origo”. Modo VIII
Gloria: Del Antifonario de León. s. X
Salmo Responsorial: ENVÍA TU ESPÍRITU, SEÑOR. P. L. Galdeano (OSB)
Secuencia: VENI, SANCTE SPIRITUS. Modo VIII. Alter. Con polif. de O. Ravanello
Alleluia: ALLELUIA. VENI, SANCTE SPIRITUS. Modo VIII
Ofertorio: VENI, SANCTE SPIRITUS. J. Berthier. Con verso
Sanctus: Misa “Lux et Origo”. Modo IV
Agnus Dei: Misa “Lux et Origo”. Modo IV
Comunión: FACTUS EST REPENTE, con vers. EXSURGAT DEUS. Modo VII
O SACRUM CONVIVIUM. Modo V. – Polifonía de R. Remondi
Canto final: REGINA CAELI. Modo VI (tono sencillo), con coda polifónica
&&&&&&&&&&&&

Regla de oro

Tratad a los demás
como queráis que ellos os traten a vosotros.
(Mt 7, 12)

***
El sábado pasado ofrecimos una Charla
de formación permanente
sobre «Cristología» (12 h.).
Difundamos siempre estos temas
que merecen la pena…
¡Intentemos participar en las actividades!
¡Son para nosotros!

 

Catequesis pascual sobre el Bautismo

El primer sacramento de la Iniciación
recibe, ante todo, el nombre de Bautismo,
en razón del rito central con el cual se celebra:
bautizar significa «sumergir» en el agua;
quien recibe el Bautismo es sumergido en la muerte de Cristo
y resucita con Él «como una nueva criatura» (2 Co 5, 17).

Se llama también
«baño de regeneración y renovación en el Espíritu Santo» (Tt 3, 5),
e «iluminación»,
porque el bautizado se convierte en «hijo de la luz» (Ef 5, 8).

Prefiguración bíblica 

En la Antigua Alianza se encuentran varias prefiguraciones del
Bautismo: el agua, fuente de vida y de muerte; el arca de Noé, que salva
por medio del agua; el paso del Mar Rojo, que libera al pueblo de Israel
de la esclavitud de Egipto; el paso del Jordán, que hace entrar a Israel
en la tierra prometida, imagen de la vida eterna.

Estas prefiguraciones del Bautismo las cumple Jesucristo, el cual,
al comienzo de su vida pública, se hace bautizar por Juan Bautista en el
Jordán; levantado en la Cruz, de su costado abierto brotan sangre y
agua, signos del Bautismo y de la Eucaristía, y después de su Resurrección
confía a los Apóstoles esta misión: «Id y haced discípulos de todos
los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del
Espíritu Santo» (Mt 28, 19).

Sigue leyendo

Ascensión del Señor

Cristo se abajó a la tierra como Cordero de sacrificio;
está en el cielo como León fuerte.
Desde la derecha del Padre
intercede por nosotros
asegurándonos
la perenne efusión del Espíritu.
 
Christe
Leo fortis,
victor mortis,
eleison.
¡Cristo, León fuerte,
vencedor de la muerte,
ten piedad!

Tiempo pascual y María de Magdala

La «Pentecostés» o Cincuentena Pascual
es un tiempo muy apto para reconocer el papel protagonista
que las mujeres (miróforas) tuvieron en la experiencia del Señor resucitado.
Entre ellas destaca María de Magdala.
En estos días de la Ascensión,
os propongo rezar con este hermoso texto eucarístico (Prefacio)
donde se recuerda que El que está a la derecha del Padre,
se manifestó vivo a esta mujer
e hizo de ella una apóstol de apóstoles.
En el Libro de los Hechos vemos la importancia del apostolado:
la difusión de la buena noticia de Jesús como Señor.

 

La versión española (de Colombia) tiene una belleza peculiar:

Sigue leyendo

Concluyendo el mes de mayo: muéstranos a Jesús

Una mirada a la Madre de Aquel ante quien
brillan los siete candelabros,
que tiene en su mano las siete estrellas,
que es Alfa y Omega,
quien puede abrir el libro de los siete sellos…

 

Ella, la Orante, nos enseña a ser constantes
en la plegaria aguardando la venida del Espíritu.

 

Ella la Toda Santa, la Madre de Dios (MP OY),
ha dado su carne al que, siendo Dios (oWN),
se ha hecho un hombre como nosotros.

 

En este día, como Isabel, la bendecimos
entre todas las mujeres.

 

Este canto o antífona mariana de Pascua
nos ayuda a saludar a la Virgen: