Vigilia nocturna mozárabe en Córdoba

Nos cuenta el cronista Almakkari, que a principios del siglo XI un canciller de Abd-er-Rahman V hubo de asistir a una ceremonia nocturna en una iglesia mozárabe de Córdoba y…

“…la vio tapizada de ramas de mirto y suntuosamente decorada, mientras el sonido de las campanas encantaba su oído y el esplendor de los cirios deslumbraba sus ojos.
Se detuvo fascinado a pesar suyo, ante la vista de la majestad y del gozo sagrado que irradiaba del recinto; admiró seguidamente la entrada del oficiante y de los otros adoradores de Jesucristo, revestidos de admirables ornamentos;
el aroma del vino añejo que los ministros vertían en el cáliz, donde el sacerdote mojaba sus labios puros;
el modesto atuendo y la belleza de los muchachos que servían junto al altar;
el solemne recitado de salmos y de sagradas plegarias, todos los ritos, en fin, de esa ceremonia;la devoción y a la vez el gozo solemnes con que se celebraba y el fervor del pueblo cristiano…”

(Citado en J. Fontaine, El Mozárabe. La España Románica, vol 10, Madrid 1977, 45).

 

No otra cosa se podría pedir para el que tenga la experiencia de la misma celebración en nuestro viejo Rito hispano en la Basílica de la Concepción de Ntra Sra, en madrileña calle de Goya 26 . Esta celebración sagrada, como tantas en el resto de España (Toledo, Salamanca, Alcalá, etc.), con noble belleza y fervor participativo, quiere ser símbolo y signo de las cosas celestiales mientras esperamos que el Señor vuelva glorioso desde el cielo.

Con agradecimiento a cada persona de <Gothia> que con su presencia y esfuerzo hace posible esta experiencia religiosa para gloria de Dios y servicio del prójimo.

Santos Miguel, Gabriel y Rafael

Fiesta de los santos arcángeles
Miguel, Gabriel y Rafael.

En el día de la dedicación de la basílica
bajo el título de San Miguel, cerca de Roma,
se celebran juntamente los tres arcángeles,
de quienes la Sagrada Escritura
revela misiones singulares
y que, sirviendo a Dios día y noche,
y contemplando su rostro,
le glorifican sin cesar.

Oremos con la liturgia hispana

Recordando a tus siervos N. N.,
imploramos de tu piedad el don de la misericordia,
de modo que por medio de tu mensajero san Miguel
lleguen hasta ti nuestras plegarias;
que él nos enseñe lo que hemos de pedir
y presente nuestras súplicas ante tu presencia;
solicitando protección para los vivos
y obteniendo el descanso eterno para los difuntos.
R/. Amén.
Porque tú eres la vida de los que viven,
la salud de los enfermos,
y el descanso de todos los fieles difuntos,
por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Asociación <Gothia> en Madrid

El 2 de octubre se cumple un lustro
de la aprobación de la Asociación
Hispano-Mozárabe <Gothia>.
Es un ocasión para dar gracias a Dios,
afianzar la comunión entre los miembros
y proponer a otros la experiencia
de la celebración de cada martes.
Puedes pedir información en la Basílica
de la Concepción de Ntra. Sra.
cada martes a las 19 h. Metro: Velázquez.

Letanías de la humildad

Letanías de la humildad (Card. Merry del Val)

Jesús manso y humilde de corazón, óyeme.
Del deseo de ser lisonjeado, líbrame Jesús
Del deseo de ser alabado, líbrame Jesús
Del deseo de ser honrado, líbrame Jesús
Del deseo de ser aplaudido, líbrame Jesús
Del deseo de ser preferido a otros, líbrame Jesús
Del deseo de ser consultado, líbrame Jesús
Del deseo de ser aceptado, líbrame Jesús
Del temor de ser humillado, líbrame Jesús
Del temor de ser despreciado, líbrame Jesús
Del temor de ser reprendido, líbrame Jesús
Del temor de ser calumniado, líbrame Jesús
Del temor de ser olvidado, líbrame Jesús
Del temor de ser puesto en ridículo, líbrame Jesús
Del temor de ser injuriado, líbrame Jesús
Del temor de ser juzgado con malicia, líbrame Jesús

Sigue leyendo

Rezar y leer

Misa en Rito Hispano en San Pedro del Vaticano

La oración nos purifica, la lectura nos instruye
Quien desee estar siempre con Dios,
ha de rezar y leer constantemente.
Cuando rezamos hablamos con el mismo Dios;
cuando leemos, es Dios el que nos habla a nosotros.

Cf. S. Isidoro, Sentencias 3, 8-10.

Servir a Dios, servir al prójimo

«Quien sirve a Dios, imitando a Cristo,
debe dedicarse a la contemplación
sin renunciar a la vida activa.
No sería correcto obrar de otra manera,
pues del mismo modo que se debe amar a Dios
con la contemplación,
también hay que amar al prójimo con la acción.
Por tanto,
es imposible vivir sin la presencia de ambas formas de vida,
y tampoco es posible amar
si no se hace la experiencia tanto de una como de otra»
(S. Isidoro, Differentiarum Lib. II, 34, 135: PL 83, col 91 C).

Oficio de la Iglesia

“Se recomienda asimismo a los laicos, dondequiera que se reúnan en asambleas de oración, de apostolado, o por cualquier otro motivo, que reciten el Oficio de la Iglesia, celebrando alguna parte de la Liturgia de las Horas. Es conveniente que aprendan, en primer lugar, a adorar al Padre en espíritu de verdad, y que se den cuenta de que el culto público y la oración que celebran atañe a todos los hombres y puede contribuir en considerable medida a la salvación del mundo entero.

Conviene finalmente que la familia, que es como un santuario doméstico dentro de la Iglesia, no sólo ore en común, sino que además lo haga recitando algunas partes de la Liturgia de las Horas, cuando resulte oportuno, con lo que se sentirá más insertada en la Iglesia”. (OGLH 27)

Comenzando el curso ’18-’19

Este martes, 18 de sep. 2018 AD con la misa en nuestro venerable Rito Hispano comenzó el curso.
En la madrileña Basílica de la Concepción de la c/ Goya 26 los martes, a las 19’00h, se ofrece una hora de oración con la Misa visigótico-mozárabe.

Es una ocasión para el encuentro con Dios y con los hermanos en el surco de nuestra tradición hispana.
Un compromiso: ¡reservar esta hora en la agenda!